El argentino Jorge Bergoglio se convirtió contra todo pronóstico en el primer papa latinoamericano en la historia y eligió el nombre de Francisco, nunca usado hasta ahora por un pontífice, en el inicio de una nueva era para la Iglesia Católica. Todos los líderes latinoamericanos, así como los Estados Unidos y la Unión Europea, saludaron esta inesperada elección, que marca también una página de la historia americana.

En su primera aparición en el balcón de la Basílica de San Pedro, ante decenas de miles de fieles enfervorizados, el nuevo papa bromeó tímidamente sobre el hecho de que los cardenales lo hubieran ido a buscar “al fin del mundo”, después de 13 siglos de papas europeos.

Ya más en serio, el que también es el primer pontífice jesuita instó a los católicos a “emprender un camino de fraternidad, de amor” y “de evangelización”, en un momento de importantes desafíos para una Iglesia de 1.200 millones de fieles, más del 40% de los cuales vive en América Latina, donde se ve sin embargo desafiada por las iglesias pentecostales.

Homenaje. Vestido con su nueva sotana blanca y con una cruz de madera en el pecho, Francisco, de 76 años, también rindió tributo a su predecesor, Benedicto XVI, que renunció al cargo el 28 de febrero, y con el que tendrá que convivir en el Vaticano.

El papa es argentinoAntes de impartir su bendición urbi et orbi (a la ciudad y al mundo), este hijo de un trabajador ferroviario de origen italiano y un ama de casa pidió a los fieles, turistas y curiosos presentes en la plaza de San Pedro un “minuto de silencio” para orar por él. Fue un gesto sorprendente, casi una revolución para el líder de la Iglesia. La misa de entronización de Francisco tendrá lugar el martes 19, día de San José, apenas días antes del inicio de la Semana Santa, y a ella deberían asistir numerosos mandatarios.

Su primer viaje importante debería ser a Brasil, el país con el mayor número de católicos del mundo, para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se llevará a cabo en Río de Janeiro en julio. Bergoglio figuraba en las apuestas muy por detrás de los principales favoritos, entre ellos el brasileño Odilo Scherer.

Bergoglio goza de gran prestigio por sus dotes intelectuales. Dentro del Episcopado argentino es considerado un moderado. Con esta elección concluyen cuatro semanas inéditas en la historia moderna de la Iglesia después de la renuncia inesperada de Benedicto XVI, alegando “falta de fuerzas”, un hecho sin precedentes en los últimos siete siglos.

El nuevo pontífice tendrá que responder a los escándalos que estallaron durante el último pontificado, como el de los abusos sexuales a menores o el caso “Vatileaks” de filtración de documentos confidenciales del papa que terminó por revelar una trama de abuso de poder en la Curia, el gobierno central del Vaticano.

Esta crisis con múltiples aristas le obligaría a adoptar reformas, simplificar sus estructuras, introducir nuevas maneras de tomar decisiones en forma colegial y sobre todo hacer limpieza en sus finanzas por las críticas a la falta de transparencia en la gestión del banco del Vaticano.

A estos problemas, se suma una pérdida de influencia de la Iglesia debido a la disminución de fieles y a las críticas de católicos por hacer oídos sordos a la evolución del mundo moderno en temas como el papel de la mujer en la Iglesia y la sexualidad.

Carta de Fernández a Bergoglio

Tareas

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, saludó ayer la elección de Jorge Bergoglio como nuevo papa y le deseó una “fructífera tarea pastoral”, en una carta    difundida por    el Gobierno.

Religión

“Es nuestro deseo que tenga (...) una fructífera tarea pastoral (...) en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y la paz de la humanidad”, afirmó Fernández, quien profesa la religión católica, pero mantiene una fría relación con el cardenal argentino.

Rivalidad

El mayor pico de la tensión entre Bergoglio y Fernández se produjo en 2010, cuando el Congreso aprobó el matrimonio gay, lo que convirtió  a Argentina en el primer país latinoamericano en contar con esa legislación. AFP

El fantasma de la dictadura aún toca al primer Papa jesuita

El papa Jorge Bergoglio, el primer jesuita que accede al pontificado romano, lo hace envuelto en varias polémicas en su país, una de ellas vinculada a la dictadura. El argentino tiene una sólida formación académica y es considerado un hombre dialogante, moderado, amante del tango e hincha del equipo de fútbol San Lorenzo.

Francisco apareció ayer ante la multitud con gesto muy serio y recatado, incluso tímido, acongojado quizás por el peso que se echó minutos antes sobre sus hombros. Ni siquiera alzó los brazos para saludar, salvo una inicial y tímida bendición, en contraste con el entusiasmo y los aspavientos que exhibió en la misma circunstancia su predecesor, el emérito Benedicto XVI, según El País.

El nombre que ha escogido, Francisco,  es el esperado en un hijo de los santos Ignacio de Loyola, Francisco de Javier y Francisco de Borja, los tres españoles que hicieron grande a la Compañía de Jesús, una orden combativa nacida en el siglo XVI como el gran brazo evangelizador de la Iglesia romana y para enfrentar a la reforma protestante,

Los jesuitas se distinguen por su estricto voto de obediencia al Papa, lo que les ha costado incluso la suspensión durante décadas y expulsiones de varios países. Una de sus reglas más estrictas es no aceptar ni cargos ni dignidades eclesiásticas. El nuevo Papa es una de las más sonadas excepciones. Eso explica que sea el primero en acceder al pontificado, advierte El País.

Pese a su aspecto recatado, la biografía del ya papa Francisco no es, sin embargo, un camino de rosas. Es un hombre acostumbrado a las dificultades y curtido en trifulcas desagradables, que le han agriado gran parte de su pontificado en Buenos Aires, señala el diario español. Lo más grave que se ha dicho de él, incluso por eclesiásticos de su archidiócesis, es que calló ante la brutal dictadura de los militares de su país, a los que no se enfrentó en ningún momento.

Entonces, la Iglesia argentina consideraba que un fracaso del régimen “llevaría, con mucha probabilidad, al marxismo” y optó por acompañar a los militares en lo que denominaron un “proceso de reorganización del país”, según el diario argentino elplural.com.

Las Abuelas de la Plaza de Mayo y en alguna ocasión la Fiscalía pidieron investigar al nuevo Papa en casos de robos de bebés por los militares y en la desaparición de sacerdotes (algunos jesuitas enfrentados con su prelado) —a los que previamente había quitado la protección— y de opositores católicos al régimen.

Elplural.com precisa que Bergoglio fue uno de los colaboradores de la Junta Militar del exdictador argentino Rafael Videla, que actualmente afronta un juicio por ser parte del Plan Cóndor, de represión de disidentes entre 1976 y 1983. El diario LibreRed recuerda que incluso el propio Bergoglio le dio la comunión a Videla.

Nacido en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, Francisco es hijo de un matrimonio de italianos formado por Mario Bergoglio (empleado ferroviario) y Regina (ama de casa). Francisco ya fue candidato a papa tras la muerte de Juan Pablo II y, según la prensa argentina, figuró como el segundo más votado en el cónclave de 2005, que eligió a Joseph Ratzinger.

Perfil. Bergoglio ha sido un prelado muy atento a las vicisitudes de su país, para bien y para mal, pero como religioso surgido de la Compañía de Jesús, Bergoglio no evitó la confrontación política. Su última intervención lo enfrentó con acritud a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, por la aprobación de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo.

Fue con motivo de esa polémica cuando volvieron a arreciar las acusaciones de haber apoyado a la dictadura. El actual Papa replicó siempre que se trataba de una persecución calumniosa a la Iglesia y llamó traidores a quienes “maldicen el pasado”, apunta El País.

EFE destaca que , aunque goza de buena salud, el sencillo Bergoglio sufre problemas respiratorios tras la pérdida de un pulmón en una intervención quirúrgica. El nuevo Papa es también un amante de los autores clásicos, disfruta del tango y no oculta su pasión por el fútbol, en especial por equipo argentino San Lorenzo de Almagro, hasta el punto de que tiene una camiseta firmada por los jugadores.// La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top