Representantes de la oposición coincidieron que el temor del Movimiento al Socialismo (MAS) es quedar sin caudillo para las elecciones del 2014 y, por ello, su decisión de ratificar como candidato a Evo Morales, es de “importancia histórica”, de acuerdo con el discurso que utilizan en la presente coyuntura y, sobre el cual, realizan los esfuerzos necesarios sin considerar que la Constitución y las leyes conexas, lo inhabilitan para los comicios nacionales.

Dirigentes del MAS trataron de descalificar la versión opositora, al referirse a la candidatura de Morales, al responder a la demanda de cumplir con las normas constitucionales, las leyes referidas a las elecciones del 2010 y el compromiso del propio presidente, quien dijo que “renunciaba a la segunda reelección” para viabilizar la vigencia de la nueva Constitución Política del Estado (CPE), que hace referencia taxativa, en la disposición transitoria primera, parágrafo II.

El diputado de Convergencia nacional (CN), Andrés Ortega, el discurso del oficialismo contra la oposición es una muestra del temor que existe en el propio MAS, porque si se dice que la oposición no tiene candidato, el Gobierno está en similar situación, pues sin Evo Morales tampoco tienen candidato.

“El candidato de la oposición puede ser cualquiera, puede ser Samuel Doria Medina, Rubén Costas, Mario Cossío, Adrián Oliva, Andrés Ortega, cualquiera; en cambio, el MAS sólo puede elegir a Evo Morales”, dijo.

Política en BoliviaEl legislador observa, además, que no existe ningún reemplazo a la vista dentro del oficialismo, porque ni el actual canciller, David Choquehuanca, ni el vicepresidente García Linera tienen la llegada o discurso para atraer a los votantes.

Polémica y “temor” por las candidaturas presidenciales

El oficialismo ratifica a su candidato Evo Morales y descalifica a la oposición argumentando que "tienen miedo" de hacerle frente en la pugna electoral de diciembre de 2014. Sin embargo, los frentes contrarios al régimen aseguran que es el propio movimiento Al Socialismo (MAS) el que teme perder las elecciones generales, porque tampoco cuentan con un candidato alterno y vive bajo la sombra de su caudillo.

Reiteradamente el vicepresidente del Estado, Alvaro García Linera dijo que la reelección del mandatario es “una necesidad histórica”; la diputada del MAS, Marianela Paco, sostuvo que la oposición no debe temer al voto popular y la presidenta de la Cámara Baja, Betty Tejada, observa que cada sector ya emprendió la campaña para hacer frente al oficialismo.

Todas estas versiones coinciden con la proclamación que el MAS y las organizaciones sociales afines al Gobierno hicieron por el candidato Evo Morales, rumbo a las elecciones de 2014.

El discurso del MAS se basa en la constitucionalidad de la candidatura de su caudillo y por ello se ha apelado a remitir al Tribunal Constitucional Plurinacional una Ley de Aplicación Normativa, referida a la disposición transitoria primera, parágrafo II de la Constitución Política del Estado (CPE), acción por demás cuestionada por la oposición, que le recordó al mandatario un compromiso asumido en octubre de 2008, cuando dijo que “renunciaba a la segunda reelección” para viabilizar la CPE.

Para el diputado de Convergencia Nacional (CN) Andrés Ortega, el discurso del oficialismo contra la oposición es una muestra del temor que existe en el propio MAS, porque si se dice que la oposición no tiene candidato, el Gobierno está en similar situación.

“El candidato de la oposición puede ser cualquiera, puede ser Samuel Doria Medina, Rubén Costas, Mario Cossío, Adrián Oliva, Andrés Ortega, cualquiera; en cambio el MAS sólo puede elegir y depende de Evo Morales”, dijo.

El legislador observa además, que no existe ningún reemplazo a la vista dentro del oficialismo, porque ni el canciller David Choquehuanca ni el vicepresidente García Linera tienen la llegada o discurso para atraer a los votantes.

El diputado del MAS, Lucio Marca, confirmó esa figura cuando dijo a red Uno que aún no hay un sucesor para llevar este proceso que se repite además, en los países del bloque del ALBA.

“Mucha gente puede haber, pero en esta coyuntura de integración en Latinoamérica, de buscar bienestar común, son determinados hombres los que pueden consolidar, después vendrán jóvenes que puedan apostar a este proceso de cambio”, declaró.

La revista Poder y Placer, que desde hace meses viene realizando encuestas periódicas sobre la preferencia electoral de los bolivianos, reveló en su anterior edición que Samuel Doria Medina se perfila como un presidenciable con serias opciones para desplazar a Morales de Palacio de Gobierno. En su último número, la encuesta fue a la inversa y se preguntó ¿cuál es el candidato más resistido? La sorpresa fue que el líder del MAS es rechazado en el eje central del país.

En efecto, “29,6% de los encuestados jamás sufragaría por él, seguido por Rubén Costas como el segundo más rechazado (con un voto negativo del 21,3%). A la par de esta resistencia, el apoyo al mandatario oscila en porcentajes inferiores al 40% necesario para una victoria en primera vuelta, dependiendo de cuál sea su contrincante principal”. Samuel Doria Medina es rechazado por el 10,9% de la población consultada.

La elección de diciembre de 2014 tendrá precisamente esa característica: la segunda vuelta, establecida por la CPE y a ello apuntan los opositores reuniendo alianzas para un frente único, como plantea el empresario y jefe de UN quien ya avanzó en sus alianzas.// El Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top