a


La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) controla el 70% del expendio de combustible (gasolina y diésel), mientras el 30% está fuera del sistema por la falta de conectividad a través de la red de internet en poblaciones alejadas. Con el satélite Túpac Katari se resolverá este problema.  

El director ejecutivo de la ANH, Gary Medrano, informó a La Razón que uno de los problemas de la aplicación del programa informático Boliviana de Sistemas de Autoidentificación (B-Sisa) es la “conectividad”, porque en muchas regiones alejadas del país donde están instaladas las estaciones de servicio “aún no hay internet”.

La dificultad —explicó— es que “el sistema B-Sisa está completo, el problema es la conectividad, no tenemos datos en línea, es decir, controlamos el 70% del combustible que se emite,   y el 30% está fuera del sistema, porque no se lo tiene en línea (on line), sino que está fuera de línea (off line)”.

Puso como ejemplo que si en una población no hay internet, no se puede controlar directamente la venta de combustible en la red, sino que tienen que viajar hasta el lugar para traer la información en un flash memory u otro mecanismo para introducir las ventas en la base de datos del sistema B-Sisa.

Venta de hidrocarburos en BoliviaDificultad. La falta de conectividad perjudica en los tiempos para introducir la información en la base de datos del B-Sisa. Sin embargo, Medrano aseguró que todo se resolverá con el satélite Túpac Katari, que facilitará la conexión en las áreas rurales.

“En dos a tres meses el problema  estará resuelto gracias a la instalación del satélite y podremos tener el control del 100% por la red”, manifestó Medrano. El objetivo principal del B-Sisa es el método de regulación, supervisión, control y fiscalización de la comercialización de carburantes capaz de generar la información necesaria para evitar el mal uso y las actividades ilícitas dentro del país.

El ejecutivo informó que hasta el momento se han entregado 1,1 millones de tags o sticker del B-Sisa en todo el país. El detalle de la ANH precisa que se entregó 962.832 tags a vehículos de cuatro ruedas, 219.942 a motocicletas y 4.149 a maquinaria agrícola y de construcción, haciendo un total de 1.186.923 stickers distribuidos. 

Denunció que lamentablemente la ANH identificó a 12.000 propietarios de vehículos indocumentados que tienen las rosetas de B-Sisa y que se dan modos para comprar combustible. Uno de ellos es que utilizan placas “gemeleadas” (clonadas) de otros vehículos y los vendedores de gasolina no pueden en ese momento darse cuenta  si el auto es legal o indocumentado.

“La ley nos otorga el derecho de dar el tag a todo vehículo en circulación, pero no se puede vender combustible a autos sin placas”, precisó Medrano.

La autoridad denunció que existen “delincuentes” o malos  bolivianos que trafican con el combustible en zonas fronterizas aprovechando el bajo precio del litro de gasolina (Bs 3,74), del diésel (Bs 3,72) y de la garrafa de GLP (Bs 22,5) gracias a la subvención que otorga el Estado boliviano. Sostuvo que la ANH está planificando operativos para dar con los contrabandistas.

Sugiere más operativos

Negocio

“Sería necesario otro ‘challapatazo’ para terminar con el contrabando de combustible en las ferias fronterizas”, sugirió ayer Medrano haciendo referencia al operativo en la población orureña de Challapata.// La Razón (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top