a


Un gesto de asombro se dibujó ayer en el rostro del exdirigente cívico tarijeño Felipe Moza cuando escuchó el fallo que anunciaba su libertad tras cumplir cinco años y cuatro meses de detención preventiva por estar  implicado en la explosión de un gasoducto en Villamontes, en  2008.

"Hoy (ayer) cumplía cinco años y cuatro meses de detención preventiva, ahora estoy libre, es algo increíble, aún no lo puedo creer”, expresó Moza con la voz entrecortada al salir de la audiencia judicial.

El juez del Tribunal Segundo de Sentencia, Bernardo Soria, determinó la libertad condicional para el exdirigente después de un debate  de dos horas, en el que los abogados de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), del Ministerio de Gobierno y la defensa de Moza presentaron sus argumentos.

"Este tribunal resuelve la cesación de detención preventiva en favor de Felipe Moza, pero el proceso continuará, aunque éste no es el tema de la audiencia (...) No debe acercarse a lo que fueron sus oficinas en Villamontes ni a YPFB”, decidió el juez.

Presos en BoliviaMoza fue acusado de haber hecho explotar la válvula de un gasoducto el 10 de septiembre de 2008. El hecho ocurrió durante una protesta en la que cívicos bloquearon el Chaco en demanda de la devolución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y obras para la región.

El 27 de diciembre de 2008, la entonces jueza séptimo de Instrucción en lo Penal, Betty Yañíquez, determinó la detención preventiva para Moza en el penal paceño de San Pedro por el  delito de peligro de estragos. Desde entonces se suspendieron 95 audiencias por diferentes recursos interpuestos. Pero ayer  se resolvió su libertad.

Durante el proceso, en marzo de 2013 se dictó la detención domiciliaria  para Moza, pero debía cumplirla en La Paz. Fabio Morales, abogado del exdirigente tarijeño, dijo ayer que su cliente no cuenta con los recursos para pagar los gastos de  custodios que debían acompañarlo y que tampoco tiene un domicilio en la sede del Gobierno, por lo que la audiencia de ayer era para solicitar que el arresto domiciliario sea cumplido en Villamontes.

  No obstante, el tribunal de sentencia determinó la libertad condicional luego de la audiencia a la que no asistió el fiscal del caso, Róger Velásquez.

Morales explicó que entre las garantías del proceso, Moza debe presentarse en La Paz cada 15 días para firmar el cuaderno de investigación. "También se logró que el monto de 100 mil bolivianos que se debían pagar por la fianza se reduzca a la mitad (Bs 50.000”, agregó el jurista.

Precisó que Moza puede viajar, pero no puede salir del país.

Los argumentos que presentó la defensa de Moza durante la audiencia se basaron en la pobreza en que se encuentra su cliente, ya que no cuenta con el apoyo económico de su familia; en su estado de salud, que es delicado, y en la dilación del proceso por más de cinco años.

"Si le hubieran dado condena, y hago notar que nunca hubo prueba fehaciente que inculpe a mi cliente, él ya habría cumplido dos tercios de su condena a estas alturas”, sostuvo Morales durante la audiencia.

Gloria Yoshira, abogada de YPFB, respondió que los argumentos de la defensa no fueron sustentados con documentos. "Están presentando los mismos argumentos de hace años, no hay ningún elemento nuevo”, dijo.

Al concluir la audiencia, Yoshira y Sergio Valeriano, abogado del Ministerio de Gobierno, anunciaron que  presentarán la apelación del fallo.

  Moza salió de la audiencia acompañado por un custodio policial, no estaba enmanillado y tenía una sonrisa en el rostro.

Punto de vista: Adrián Oliva, diputado opositor por Tarija - "Es una medida insuficiente”

Consideramos que la libertad otorgada a Felipe Moza es algo que hay que saludar, pero no es una medida suficiente, porque el daño personal, a su familia y todos los atropellos que sufrió en este proceso no serán subsanados.

Estas dilaciones fueron causadas por la injerencia política  presente en la justicia gracias al Gobierno, que ha provocado que se favorezca a unos y condene a otros como Moza.

La sentencia de Moza debería de ser de seis años y es casi el tiempo que pasó en prisión sin estar condenado, es algo que debería avergonzar a todos.

Carlos Aparicio, diputado del MAS - "Ojalá que le den mayor condena”

El escuchar el nombre de Felipe Moza y de los otros dirigentes cívicos trae a mi mente los recuerdos de quienes provocaron hechos violentos en nuestro país, que atacaron las venas económicas de Tarija con la explosión de un gasoducto. Se han presentado las pruebas suficientes en contra de Moza, por lo que no entendemos esta determinación de la justicia.

Ojalá que le den una mayor condena que los seis años que le corresponden, porque el daño que le causó al país es irreversible. Éste que se hace llamar un dirigente cívico no es más que un antipatria.

"Mi libertad no retribuye lo que la cárcel le hizo a mi familia”

Pese a la alegría que expresó  el exdirigente cívico de Tarija Felipe Moza al conocer que estaba libre,  manifestó que los cinco años y cuatro meses que pasó en prisión causaron un daño irreversible en su vida y en su familia.

Moza habló con Página Siete al salir de la audiencia judicial, en la que se determinó la cesación de la detención preventiva.

¿Qué siente ahora que ha  recuperado su libertad?

Más allá de la medida legal, mi libertad no retribuye lo que la cárcel le hizo a mi familia, a mi vida misma. Cinco  años de prisión injusta es un tiempo que no se recuperará nunca. Mi familia ha quedado dividida, mis derechos han sido vulnerados. Es un daño irreversible.

¿Por qué dice que su familia quedó dividida?

Mi madre tiene más de 80 años, tengo un bebé de tres meses, otras hijas que están estudiando en Tarija,  a quienes no pude ayudar en todo este tiempo. Ni pude ir al entierro de mi padre  hace tres años.

¿Qué es lo primero que va a hacer al salir de la cárcel?

Lo primero es ir a ver a mi madre y abrazarla, ver a mis hijos y que vean que estoy libre.

¿De qué forma fueron vulnerados sus derechos?

Después de mi detención, el Ministerio de Gobierno hizo que me retuvieran cinco días en oficinas de la Interpol y luego pasé 22 días en celdas judiciales.

¿Se siente satisfecho con la libertad otorgada por el juez?

Sí, pero ahora me toca reunir el dinero para pagar la fianza (50.000 bolivianos) y también debo conseguir que alguna amistad de La Paz me dé un techo para llegar cada 15 días y firmar el cuaderno de investigaciones.

La parte querellante aseguró que usted puede fugarse, ¿cómo responde a esto?

Nunca me voy a escapar porque no tengo nada que temer. El proceso en mi contra va a continuar y mañana (hoy) tengo otra audiencia en la que trataremos de lograr que se extinga el caso. Espero que la justicia actúe con imparcialidad en mi caso.// Página Siete (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top