a


Act. 10/06/2017
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el «Día mundial contra el trabajo infantil» en 2002 para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. El 12 de junio de cada año tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos, en la lucha contra el trabajo infantil.

En el mundo, más de 1500 millones de personas viven en países afectados por conflictos, la violencia o la inestabilidad. Además, cada año, alrededor de 200 millones de personas son víctimas de catástrofes naturales, un tercio de las cuales son niños. Una proporción importante de los 168 millones de niños víctimas del trabajo infantil viven en esas zonas. Por ese motivo, este año nos centramos en abordar el efecto de los conflictos y los desastres naturales en el trabajo infantil.

En general, estas situaciones extremas tienen un efecto devastador en la vida de las personas: mueren, resultan mutiladas y heridas, se ven obligadas a abandonar sus hogares, se destruyen sus medios de subsistencia, se les aboca a la pobreza y el hambre, y se violan sus derechos humanos. Los niños suelen ser las primeras víctimas, al destruir las escuelas y los servicios básicos. Los menores desplazados o refugiados en otros países son particularmente vulnerables a la trata y al trabajo infantil.


Efemérides mundialesEs necesario adoptar medidas urgentes para combatir el trabajo infantil en las zonas afectadas por los conflictos y los desastres. De hecho, la Meta 7 del Objetivo de Desarrollo Sostenible Nº8 tiene por objeto «asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, a más tardar en 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas». Juntos debemos intensificar y acelerar los esfuerzos para erradicar esta práctica, incluso en las zonas afectadas por los conflictos y los desastres.
___

2014: El trabajo infantil, una realidad innegable en Bolivia

Rodrigo Castro es un adolescente de 16 años, sentado al lado de su viejo cajoncito, revela su pequeño rostro cubierto por un barbijo, ante la realidad de la ausencia de un padre y una madre y al ser entregado en adopción. Empezó a trabajar a la temprana edad de ocho años como voceador en la zona de La Ceja de El Alto, actualmente es lustrabotas, pertenece a un sindicato y está orgulloso de su trabajo, pues no le molesta la idea de haber trabajado desde pequeño.

Así como la historia de Rodrigo existen por lo menos otras 850.000 más a nivel nacional, según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) sobre la cantidad de niños que trabajan en Bolivia.

Tanto en la ciudad de El Alto como en La Paz existen niños trabajadores dentro de alguna rama específica, es el caso de otro llamado Héctor Condori, quien actualmente es un representante de las organizaciones de menores trabajadores denominado Punto de Encuentro del Niño, Niña y Adolescente Trabajadores (Taypinnat’s) en La Paz y de la Unión de Niños y Niñas Adolescentes Trabajadores de Bolivia (Unatsbo), éste último con representación a nivel nacional.

¿Cuál es el objetivo de estas organizaciones de niños?, a lo contrario de los organismos externos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que trabaja en pro de los niños, pero a favor de la erradicación del trabajo, Héctor Condori, que actualmente tiene 17 años, junto a un equipo de trabajo organiza a los niños, niñas y adolescentes trabajadores de La Paz y otras ciudades para lograr el reconocimiento del trabajo infantil a través del análisis, la discusión y la elaboración de proyectos de ley.
Lustrabotas en BoliviaLos denominados Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Nnat’s), con la Unatsbo, trabajan en la generación de una cultura que desmitifique las viejas ideas de que el trabajo infantil es malo o perjudicial, sobre la base de que el trabajo de menores de edad en Bolivia es una “realidad” y una “necesidad” imposible de tapar con un dedo.

Es así que actualmente se encuentran a la espera de la aprobación del nuevo proyecto de ley del Código Niño, Niña y Adolescente, con el anhelo de que sus postulados sean tomados en cuenta, por ejemplo en lo referido a la edad mínima laboral, los trabajos peligrosos y la posición de las organizaciones internacionales sobre la erradicación del trabajo infantil.

En el caso particular de la edad mínima, existen al menos tres posiciones que se promueven desde estas asociaciones: Que no exista una edad mínima laboral, que la misma se dé a partir de los 14 años u otro desde los cinco años de edad. 
“Se ve que niños de cinco años ya están trabajando, nuestra propuesta es que sea de cinco a 10 años porque es una realidad de nuestro país, y aunque la Constitución diga que a partir de los 14 (años), aún van a haber niños de cinco (años) trabajando porque aún sigue habiendo pobreza (…) y si se aplica esta ley los más pequeños quedan expuestos y si trabajan ya es delito” señaló Condori en entrevista con la ANF.

¿Cuál la importancia de la edad mínima?, es el hecho del reconocimiento de los derechos laborales que posee toda persona, según señaló el diputado Javier Zavaleta, presidente de la Red Parlamentaria de la Niñez. De momento el nuevo Código de Niñez no ha definido la edad mínima laboral.

“Mientras no haya una política de erradicación eficaz todos los niños que se encuentren trabajando menores a 12 (años) gozarán de todos los derechos laborales de los que gozan los mayores de 12”, apuntó Zavaleta a esta agencia de noticias.

Tanto Rodrigo como Héctor no victimizan el trabajo infantil, sino únicamente esperan el reconocimiento digno del niño trabajador boliviano, respetando las edades que según su vivencia corresponderían estar en la ley.

“El trabajo infantil nunca se va a acabar y lo primordial es que se mejore el trabajo, con un sueldo justo y que no exista más explotación, porque el trabajo infantil siempre va a haber aunque lo controlen” dijo Héctor, a tiempo de reconocer que el trabajo no perjudicó sus estudios, sino lo volvió más responsable, puntual y ahora un líder.

A la espera de que el nuevo Código de Niñez sea abordado en la Asamblea Legislativa, los menores de edad piden colaboración de los medios de comunicación, el Gobierno y los municipios para socializar los derechos de los niños trabajadores de acceso a la educación, a la salud y otros. Zavaleta señaló que proyecto de ley del nuevo Código Niño, Niña y Adolescente se abordará en próximas semanas. En diciembre del año pasado, niños, niñas y adolescentes se movilizaron por la ciudad de La Paz exigiendo el reconocimiento al trabajo infantil en el nuevo proyecto de Código de Niñez.// El Diario (NET)











0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top