a


La región del chaco abarca por lo menos a tres países y está amenazada por el avance de la frontera agrícola, por tanto con altas tasas de desmonte y deforestación. Un monitoreo realizado desde distintas instituciones académicas en Argentina muestra que en el periodo 2000-2012 se desmontaron más de 10 millones de hectáreas en ese país, 4 millones en Paraguay y 491 mil en Bolivia.

El monitoreo indica que el bosque sufrió una “transformación” que implica un reemplazo de la vegetación natural por pasturas implantadas o cultivos. Con todo, Bolivia es el país que menos deforestación de su bosque chaqueño presenta, con apenas 157.360 hectáreas de monte eliminadas en Tarija entre 1976 y 2912, 4.820 hectáreas en Chuquisaca, 405.210 hectáreas en Santa Cruz en el mismo periodo.

La información recogida puede verse expresada en gráficos y mapas, y en este último caso se tiene el detalle por departamento y por municipio de cada uno de los tres países. La superficie desmontada en el Chaco seco fue dividida en periodos: previo a 1976, 1977-1986, 1987-1996, 1997-2006, 2007-2012. La página además ofrece información expresada en informes técnicos y en artículos científicos, estos últimos relativos a la situación del chaco argentino. En Argentina la provincia más afectada es Salta, con más de 110 mil hectáreas de áreas protegidas, catalogadas dentro de las áreas de conservación, desmontadas desde el 2008.

La ecorregión Chaco Seco posee una superficie de 787 mil kilómetros cuadrados y comprende áreas del noroeste de Argentina (62% del total de la ecorregión), oeste de Paraguay (22%) y sudeste de Bolivia (16%), donde predomina un clima semiárido y estacional, con altas temperaturas en verano y bajas en invierno. Las precipitaciones alcanzan los 400 milímetros anuales en la porción central y 1.000 milímetros en los extremos este y oeste. La vegetación natural predominante corresponde a bosque abierto.

Deforestación en BoliviaLos investigadores utilizaron para este monitoreo de desmontes (en el periodo 1976-2012) 50 escenas de imágenes satelitales Landsat. A partir del año 2000 se monitorearon los desmontes con una periodicidad anual; además “se descargaron imágenes cercanas al mes de diciembre (ya que los desmontes se realizan en la época seca, que finaliza en los meses de octubre- noviembre), con baja presencia de nubes”. Considerando el área de estudio y el rango temporal de análisis, se analizaron más de 800 imágenes Landsat provistas por la CONAE, INPE y USGS.

El proyecto está impulsado por el Laboratorio de Análisis Regional y Teledetección (LART) de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Red Agroforestal Chaco Argentina (REDAF). El objetivo de este monitoreo es “brindar información actualizada, accesible y espacialmente explícita sobre los desmontes ocurridos en la región.// PIEB (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top