a


Con el establecimiento del 4K y los servicios de smart TV cabe preguntarse si ha llegado el momento de jubilar nuestro viejo TV.

Es una pregunta que muchas veces se nos pasa por la mente. Con smartphones que cada vez se hacen más y más potentes obligando a muchos a cambiar de terminal una vez por año, no son pocos los que se preguntan si las recientes innovaciones en televisores merecen la pena lo suficiente como para cambiar sus viejas pantallas por una nueva.

Las cosas han venido a peor en el ultimo año, y es que si bien antes solo teníamos innovaciones pequeñas que nunca terminaron cuajar del todo en el mundo de los televisores como pantallas OLED y formato 3D, ahora nos encontramos con grandes saltos al respecto con tecnologías que están pesando cada vez más, resaltando especialmente el 4K y los sistemas basados en la nube y otros servicios por Internet.

Es así como nadie te puede culpar por querer cambiar tu viejo televisor por una nueva pantalla 4K con un sistema smart TV en capacidad de hacerte reproducir los contenidos Ultra HD de Netflix. Pero quizás deberías pensártelo un poco antes de decidir dar el salto definitivo a la nueva generación de televisores.

Consejos sobre tecnologíaEl Smart TV no es suficiente para cambiar de televisor

Si una de las principales razones por las que quieres cambiar tu viejo televisor LED tonto que está en plena capacidad de reproducir vídeo en 1080p, entonces te invitamos a pensarlo un par de veces. Y es que aquí no se trata de que la televisión inteligente no valga la pena, pues servicios como Netflix bien valen lo que cuestan, pero no hace falta un nuevo televisor para disfrutar de servicios en línea en el salón.

Actualmente las posibilidades son prácticamente infinitas, y van desde hacerte con un pequeño dispositivo basado en Android que se puede conectar a la entrada HDMI de tu viejo TV LED, hasta hacerte directamente con un Chromecast. Si ninguna de esas soluciones termina de convencerte, recuerda que existe Apple TV, Xbox, PlayStation, Roku, Amazon Fire TV, y una infinidad más de dispositivos y servicios de todo tipo.

En definitiva, convertir un viejo TV tonto en un smart TV no es ni de lejos tarea complicada, y lo que te ahorrarás es realmente significativo, eso sin mencionar que la mayoría de servicios en dispositivos de terceros son mucho más jugosos que los embebidos en los sistemas de los smart TV del propio fabricante.

¿Vale la pena dar el salto en este preciso momento al 4K?

La verdad es una pregunta bastante compleja de responder. Hace varios meses atrás estuvimos discutiendo por qué no deberías comprar un televisor 4K en aquél momento, y la realidad es que el post sigue siendo bastante vigente en este instante.

El problema con el 4K es que pese a todo el esfuerzo que hay en la industria, todavía la oferta de contenidos es muy baja, especialmente fuera de las fronteras de los Estados Unidos. Además, el tiempo nos ha dado la razón, y ya hemos comenzado a ver que televisores 4K del año pasado han quedado prácticamente obsoletos por no contar con los codecs adecuados para reproducir los formatos emergentes.

En definitiva, y como suele ser usual, adoptar nuevas tecnologías tiene su precio. A veces vale la pena esperar.

Razones para hacerte con un nuevo televisor

Pero así como hay grandes razones para no comprar un nuevo televisor, también hay razones para hacerte con uno, algunas bastante importantes.

Indudablemente, si tu viejo televisor se ha averiado y no tiene salvación, entonces debes hacerte con un nuevo televisor. En este caso, si tu presupuesto lo permite, quizás es buena idea considerar una pantalla 4K. Antes de dar el salto a un televisor 4K.

Televisores antiguosUna de las principales cosas que deberías ver al hacerte con un TV Ultra HD es que cuente con HDMI 2.0 o superior, pues no importa si no tiene los codecs embebidos, mientras tenga HDMI 2.0 siempre podremos disfrutar 4K desde un reproductor externo.

Otras razones para cambiar tu viejo televisor incluyen que sea demasiado viejo y su resolución se mantenga en simple HD a secas o menos. También debes considerar dar el salto al 4K si tu proveedor de servicios ofrece contenidos en ese formato.

Por último, decir que hacerte con una consola de última generación no es motivo para hacerte con un televisor 4K. Ni Xbox One ni PS4 cuentan actualmente con capacidades para reproducir contenidos en esos formatos y tampoco está planeado que lo hagan, por lo que tu viejo TV 1080p es perfecto.// Gizmología (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top