a


La mayoría no sabe qué es un puerto serial o uno RJ45, pero prácticamente todo el mundo sabe qué es un conector USB, hace casi 20 años que están con nosotros y se trata del estándar de conectividad más extendido en la actualidad.

Hacía algún tiempo ya que no hablábamos de hardware en términos sencillos por aquí, y hoy vamos a retomar nuestra vieja costumbre hablando de algo que está sonando mucho en este momento, los puestos USB. Esta semana el USB 3.0 Promoter Group presentó un nuevo estándar que promete mucho, USB Type-C, y la verdad es que por aquí no podemos esperar a ver los efectos positivos que podría tener en la industria.

Pero siempre que llega algo nuevo al mercado es bueno echar la vista atrás y recapitular un poco sobre lo que nos ha traído hasta este punto. En este caso, revisemos un poco de la historia de la conexión USB, cómo fue que se hicieron tan populares, y cómo es que funcionan.

Un poco de historia

Hubo un tiempo, no hace tanto, en el que conectar periféricos a nuestro ordenador era toda una odisea. Eran tiempos oscuros, donde todos los periféricos del ordenador hablaban un idioma diferente, se conectaban a puertos específicos y con limitada estandarización, y que requerían drivers muy específicos para funcionar. Vamos, que todo era un desastre.

Todo sobre tecnologíaA los informáticos de aquél entonces no les molestaba demasiado, en principio un ordenador y sus periféricos tendían a durar por bastantes años, y las esporádicas ocasiones en que había que echar mano de un nuevo periférico el usuario podía echar mano de sus conocimientos avanzados.

Pero pronto los ordenadores se volvieron productos de masas y comenzó a haberlos en todos los hogares, comenzaron a renovarse en poco tiempo, y en nada apareció una necesidad: un puerto universal que todo el mundo pudiera usar sin necesidad de instalar drivers o perderse en instalaciones.

Pues bien, hace ya 20 años un grupo de 7 empresas decidieron reunirse para crear un estándar que reuniera las características de lo que estaban buscando. El grupo entonces formado por Compaq, DEC, IBM, Intel, Microsoft, NEC, y Nortel, presentó en 1995 sus primeros prototipos y en 1996 ya tenían listo un modelo comercial listo para ser implementado.

Sin embargo, no sería hasta 1998 que veríamos los primeros productos en el mercado con USB 1.1, que permitía velocidades de transmisión de 1.5 Mbit/s para periféricos como ratones, teclados y joysticks, y de hasta 12 Mbit/s para unidades de almacenamiento.

Para el año 2000 se habían unido cuatro nuevas empresas (Hewlett-Packard, Intel, Lucent Technologies, NEC y Philips), todas con el ideal de aumentar las velocidades de transferencias de datos del estándar USB, y en 2001 ya había modelos comerciales de USB 2.0, que en teoría permitía 480 Mbit/s.

En la actualidad, USB 3.0 puede alcanzar tasas de transmisión de datos de hasta 5 Gbit/s.

Pero ¿cómo funcionan las conexiones USB?

Por norma general los cables de datos USB tienen cuatro conectores. Dos de ellos tienen funciones de alimentación eléctrica y el par restante se utiliza para la transmisión de datos. Los datos se pueden enviar de tres maneras, por interrupciones, en bloques, o de manera isócrona.

  • La transmisión por interrupciones es la que suele utilizarse para la mayoría de periféricos como teclados y ratones, que no requieren un monitorea y conexión permanente en el tiempo. Así, además de no saturar el ancho de banda se mantiene reducido el consumo energético.
  • La transmisión en bloques contempla la movilización de grandes cantidades de información, por lo que es el método que se utiliza para la transmisión de datos en memorias y discos que se conectan por USB.
  • La transmisión isócrona es un tipo de conexión que contempla el uso permanente del ancho de banda. Requiere altas tasas de transmisión de datos y es el tipo de conexión que vemos en monitores que funcionan por USB.

Blog de tecnologíaPor último, seguramente habrás escuchado hablar de los conectores Type A y Type B. Este tipo de conexiones se refieren a la orientación del cable, y es que a diferencia cables como los HDMI y Ethernet, originalmente el estándar USB no contemplaba que sus cables fueran bidireccionales. La idea era evitar averíos por sobrecarga de voltaje.

Como sea, en la actualidad las cosas han cambiado y se han adoptado nuevos estándares como el USB OTG que contempla conexiones bidireccionales. Así mismo, esta semana que ha pasado se presentó el conector Type C que sí que es bidireccional y contempla la inclusión del estándar 3.1 con altas tasas de transmisión.

Como dijimos al principio del artículo, no es poco lo que la conectividad USB ha evolucionado en todo este tiempo, y probablemente aún le queda mucho camino por delante, y es que con casi 20 años entre nosotros, es de lejos el tipo de conexión cableada más utilizada.// Gizmología (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top