a


El nivel socioeconómico y el nivel educativo de una persona influyen en su práctica de lectura por estudios o cuestiones laborales; en Bolivia, por ejemplo, un 47% de personas “nunca o casi nunca” lee por motivos profesionales y/o educativos, según una encuesta a nivel de 16 países de América Latina que mide los consumos culturales de los ciudadanos.

“Las clases medias y sobre todo las clases socioeconómicas altas concentran mayor porcentaje de personas con formación de tipo media o superior, y normalmente realizan trabajos que requieren una mayor cualificación. No es sorprendente, por tanto, que este colectivo desempeñe tareas en las que la lectura sea una práctica más frecuente que entre aquellos otros, procedentes de clases socioeconómicas más vulnerables, cuyos puestos de trabajo exigen un menor grado de cualificación profesional”, dice la “Encuesta latinoamericana de hábitos y prácticas culturales 2013”, elaborada por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, Ciencia y la Cultura.

En Bolivia, el 21% de personas consultadas ha leído en el último mes, el 6% en el último trimestre, otro 6% en el último año y el 13% hace más de un año si se trata de leer por motivos profesionales y/o educativos. En comparación con estas respuestas, se puede decir que en Chile se lee menos: las personas afirman en un 11% que han leído en el último mes, el 6% en el último trimestre, el 5% en el último año y el 12% dice que ha leído por motivos profesionales hace más de un año.

Para el caso de América Latina, un 46% de las mujeres afirma no haber leído nunca o casi nunca por motivos profesionales, frente a un 44% de los hombres a nivel de 16 países. La otra categoría tiene que ver con la edad: el 58% de encuestados mayores de 51 años de edad respondieron afirmativamente a la misma consulta, frente a un 47% de personas entre 31 y 50 años, y un 33% para los jóvenes menores de 30.

Lectura en BoliviaLos datos muestran que la frecuencia de lectura asociada a los estudios o al ejercicio profesional se reduce según aumenta la edad, por eso los que más leen están en el rango de 16 a 30 años, lo que a su vez tiene coherencia con el hecho de que mientras más jóvenes son las personas más probabilidades hay de que estén cursando estudios medios y superiores.

“Como los datos indican –continúa el estudio, los años de escolaridad tienen una estrecha relación con la frecuencia de lectura. A medida que vamos aumentando el nivel de educativo, mayor es la frecuencia con la que se lee: 42% de personas con formación superior había leído en el último mes, así como el 29% de los que cuentan estudios medios. Sin embargo el porcentaje se reduce al 16% para aquellos que cuentan con estudios básicos y al 9% para los que tienen formación inferior a la básica”.

La variable socioeconómica muestra que mientras que el 63% de las personas de contextos bajos no había leído nunca o casi nunca, fue de 49% entre clases socioeconómicas medias y 34% entre personas de contextos altos.

En contraposición el 43% de personas en Bolivia admite que “nunca o casi nunca” lee por ocio o por interés personal. En las categorías de lectura “en el último mes” y “en el último año”, México, Costa Rica y Uruguay están a la cabeza en los índices de lectura regionales si se trata de leer más frecuentemente por motivos de ocio, entretenimiento o interés personal, con unos índices de lectura superiores al 50%.

Otro dato muestra que en Bolivia se leen 3,7 libros por persona en el año en promedio, frente a 6 libros en México y 5,4 en Uruguay, seguidos de Argentina, Colombia y Brasil con un poco más de 4 libros por año. En América Latina se lee una media de 3,6 libros al año.// PIEB (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top