La CEPAL advierte que la falta de políticas que aborden el progresivo envejecimiento de la población abrirá “potenciales conflictos intergeneracionales” que podrían poner en riesgo el desarrollo de la economía y los sistemas de salud y de seguridad social del país.

“El envejecimiento que se vislumbra en el futuro de cada uno de los países latinoamericanos invertirá la ecuación de dependencia, a través de un aumento sostenido de las personas mayores dependientes frente a los jóvenes y adultos en edad de trabajar. Esta situación exigirá el ajuste de programas y políticas públicas en diversas áreas, como la provisión de cuidados de larga duración y el financiamiento de pensiones para una población progresivamente envejecida”, según el estudio “Juventud y bono demográfico en Iberoamérica”, de la CEPAL.

“Si esa fase se alcanza en condiciones económicas desfavorables, sin crecimiento y ahorro previos, la carga de la población dependiente sobre el grupo productivo exigirá grandes transferencias de recursos, abriendo la puerta a potenciales conflictos intergeneracionales y a problemas de solvencia que podrían poner en riesgo el financiamiento de sistemas clave como la salud y la seguridad social”, agrega el documento.

De acuerdo con el estudio, Bolivia está en una fase de transición “moderada” hacia una población más envejecida, mientras que Ecuador está en transición “plena” y Chile en transición “avanzada”.

Envejecimiento poblacionalEducación, formación y créditos

Para aprovechar el bono demográfico, Bolivia debe proveer educación teórica y práctica, y capacitar a los jóvenes para que “tengan su propio negocio y acceso al crédito”, consideró el economista Roberto Ticona.

El BM pide enfocar los esfuerzos en los jóvenes

Para aprovechar el bono demográfico, el Banco Mundial (BM) sugirió al Gobierno boliviano dar a los jóvenes la educación técnica y profesional necesaria que les permita aumentar su productividad al momento de insertarse en el mercado laboral.

“El rol fundamental del Gobierno es asegurarse de que los jóvenes que están a puertas de salir al mercado de trabajo salgan con las herramientas para poder contribuir al crecimiento del país y por supuesto contribuir a su propia realización profesional”, indicó a La Razón el director del BM para Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela, Alberto Rodríguez.

Según el estudio “Juventud y bono demográfico en Iberoamérica” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la mayor parte de la población boliviana (ver infografía) se encuentra en una edad económicamente activa y con un gran potencial para trabajar, invertir y aportar al desarrollo económico del país. Esta situación se replica también en otros países vecinos.

“Aprovechar el bono demográfico a través de inversiones en educación y de la creación de empleos modernos no solo implicará mayores oportunidades para los jóvenes de hoy, sino que también representará una oportunidad única de prepararse para el futuro”.

“Sociedades más incluyentes, con mayor participación de los jóvenes en sistemas de educación de calidad y en el empleo productivo, serán más exitosas frente a los desafíos del envejecimiento de la población”, cita el estudio.// La Razón (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top