a


Caretas  de   cooperativistas mineros y  de "chotas” renuevan este año  la oferta de las caretas  de yeso  para las t’anta wawas, esos  tradicionales panes de  la festividad Todos Santos, que se celebra cada  2 de noviembre. 

"Este año,  traemos como novedades  las caretas de  las ‘chotas’ que son  las mujeres de vestido que se caracterizan por tener los pelos teñidos”, aseguró Gabriela Acero, quien ayer ofertaba una variedad de mascarillas de yeso   en la  avenida Max Paredes.

Las t’antawawas son el complemento esencial para armar la mesa de bienvenida a las almas de los muertos que llegan al medio  del 1 de noviembre.  Al día siguiente, en su despedida, se recuerda la festividad de Todos Santos.

Las  "chotas” se caracterizan por tener   el pelo suelto y  de color negro, castaño y rubio pero con  mechones teñidos, los labios pintados de rojo y las cejas delineadas. Se ofertan   en dos tamaños,  la docena de las grandes vale 15 bolivianos y de las pequeñas 12.

Todos santos en Bolivia  "Creamos también máscaras de los rostros de hombres jóvenes, que tienen cortes de cabello modernos”, acotó Acero, quien aseguró que la próxima semana sacarán más novedades.

Pasos más arriba, frente a la plaza Max Paredes,  Olga Zegales ofertaba ayer una variedad de caretitas de yeso.  "La figura de los   cooperativistas mineros  es lo último  para Todos Santos. Elaboramos este   diseño ante  la demanda de los compradores  que siempre  buscan mascaras que tengan relación con el difundo”, dijo.

Según la comerciante, el año pasado, varias familias ya consultaban sobre caretas con diseños de cooperativistas. Estos modelos  lucen los tradicionales cascos  que usan los mineros y bigotes. Algunas tienen el rostro pintado de blanco y otras, de color piel. La docena  cuesta 15 bolivianos.

Los modelos de las caretas son diseñados con más de ocho meses de anticipación. Son elaborados con  estuco y harina. Los artesanos se encargan de crear los moldes, de  secar las piezas y de pintar  en cada  los ojos y  el pelo.

Las caretas clásicas

A pesar de los nuevos diseños, las caretas tradicionales no pasan de moda. Por ejemplo, las   caras blancas con cabellos de colores y cachetes pintados son muy demandadas por la gente.

  Entre otros   diseños clásicos están  los de soldados, achachis morenos, policías, mineros y cholitas. Otros de los modelos que siguen vigentes son las mascarillas de personajes de vecindad del Chavo del Ocho.  Su costo oscila entre uno a cinco bolivianos.

"La gente compra para regalar a los niños”, comenta Lucía Quispe, quien además resalta que las más vendidas son las mascarillas denominadas "uñitas” por su reducido tamaño. Estás a veces también se usan para hacer galletas.

Crean figuras de harina de trigo

Figuras de caballos y bebés  (wawitas) hechas en  harina de trigo son las   más demandas por los pobladores del área rural.

Todos santos en Bolivia "Las wawitas  están elaboradas de harina de trigo y son muy demandas por la gente  que vive en el campo. Las compran para decorar sus mesas de difuntos”, contó  María Mamani, vendedora.

Según Mamani, las  figuras no son comestibles y  sirven sólo como ornamento en las mesas. Miden de dos a tres  a tres centímetros. La unidad cuesta 50 centavos.// Página Siete (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top