El mundo vive un "boom" de hallazgos de nuevas especies de estas criaturas que habitaron la Tierra

Cada vez son más recurrentes hallazgos de esqueletos y fósiles de dinosaurios en el mundo y en la misma medida crecen los grupos de investigadores especializados en la paleontología.

Septiembre fue, en particular, un mes en el que los dinosaurios se robaron varios titulares de prensa: un reptil que vuela, los restos del más grande esqueleto hallado hasta ahora y un depredador que nada. Esos fueron solo algunos de los descubrimientos.

Para la paleontóloga María Eurídice Páramo, investigadora de la Universidad Nacional, hoy se conocen más resultados porque son más las personas que se dedican a estudiar este tema.

El "top" seis de los nuevos dinosauriosSin embargo, aclara que aunque mucho se habla de dinosaurios, no en todos los casos se refiere a las criaturas terrestres gigantes y temidas que llevamos en mente. "Hay que hacer una diferencia entre lo que más se ha encontrado y los dinosaurios. La mayoría de lo hallado son reptiles marinos. Los dinosaurios son un grupo de reptiles, pero terrestres".

Dinosaurio de película

A comienzos de septiembre, científicos anunciaron el hallazgo de fósiles en China de una nueva especie de reptil volador llamado pterosaurio, que vivió hace 120 millones de años.

Para hacerse una idea de cómo era basta con recordar esas criaturas voladoras que conducían seres azules en la película Avatar, llamadas Ikran. Y su parecido es tal que lo bautizaron Ikrandraci avatar, que significa "Ikran dragón" de Avatar, según lo registró la revista Scientific Reports.

Pero más allá de esa particularidad, los investigadores dijeron que el Ikrandraci avatar, cuyos fósiles fueron descubiertos en la provincia china de Liaoning, desplegaba unas alas que medían 2,5 metros y tenía una bolsa en la garganta similar a la de los pelícanos. Al parecer, volando a baja altura, se alimentaba de peces pequeños de lagos de agua fresca.

No tenía cresta en la cabeza como muchos pterosaurios, pero sí buenos dientes, aunque relativamente pequeños, para atrapar a los peces pequeños. Los pterosaurios fueron los primeros vertebrados voladores de la Tierra, mientras que los pájaros y murciélagos hicieron su aparición más tarde.

El gigante de la Patagonia

También a comienzos de septiembre, un equipo de paleontólogos presentó el esqueleto más completo que se ha encontrado hasta ahora de un dinosaurio gigantesco, que vivía hace 77 millones de años en la Patagonia argentina.

De acuerdo con la revista Scientific Reports, pertenece a la familia de los titanosaurios y fue bautizado Dreadnoughtus schrani, ya que "dreadnought" significa "no le teme a nada" en inglés antiguo.

Se dice que en la Patagonia argentina fue donde habitaron los dinosaurios más grandes de la Tierra.

Los científicos estiman que el animal, que tenía un cuello muy largo, medía unos 26 metros de largo y pesaba 60 toneladas.

Un depredador que podía nadar

Era más grande que el temido Tiranosaurio Rex. Pero lo que desconcertó a los científicos, que divulgaron en septiembre el hallazgo de un nuevo esqueleto del Spinosaurus aegyptiacus, un enorme carnívoro predador que podía nadar; vale anotar que a los dinosaurios tradicionalmente se les ha considerado animales terrestres.

Estiman que medía más de 15 metros y pesaba más de 20 toneladas. Se alimentaba de peces en ríos y lagos, donde pasaba la mayor parte del tiempo. Según publicó el diario El País de España, el Spinosaurus aegyptiacus se conocía desde hace más de un siglo, cuando el alemán Ernst Freiherr Stromer von Reichenbach describió, en 1915, fósiles que había encontrado en el Sahara egipcio. Sin embargo, estos fueron destruidos en el bombardeo aliado de Múnich de 1944.

Un equipo internacional de paleontólogos dio con un nuevo esqueleto de este dinosaurio gigante en el Sáhara marroquí. "Trabajar sobre este animal ha sido como estudiar un alienígena: es diferente de cualquier otro dinosaurio que haya visto jamás", dice Nizar Ibrahim, líder del equipo, en la revista Science.

El "Pollo del infierno"

Bautizado como Anzu wiliei, alcanzaba una longitud de hasta 3,35 metros y "realmente hubiese espantado encontrárselo en el camino", dice Emma Schachner, de la Universidad de Utah (EU) y coautora de un nuevo estudio sobre este dinosaurio de garras afiladas, que merodeó por Norteamérica hace unos 66 millones de años.

En un artículo publicado en marzo por Public Library of Sciences, la investigadora señala que era un animal de rapiña gigante con la cabeza como la de un pollo y, presumiblemente, con plumas. Aunque en broma algunos le llaman el "Pollo del infierno", el nombre científico asignado junta la palabra "anzu", el demonio parecido a un pájaro en la mitología de Mesopotamia, y "wiliei", por un niño llamado Wylie, muy aficionado a los dinosaurios y nieto de un miembro de la junta fiduciaria de los Museos Carnegie.

Los científicos hallaron tres esqueletos parciales del dinosaurio -que conforman casi un esqueleto completo- durante una excavación en el nivel superior de la formación rocosa Hell Creek, en Dakota del Norte y Dakota del Sur (Estados Unidos). Los científicos creen que el Anzu tenía garras largas y afiladas, y era omnívoro, y que principalmente comía vegetación, animales pequeños y los huevos de otros animales.

Un antepasado del T. Rex

Científicos descubrieron a comienzos de octubre los restos de un dinosaurio carnívoro en el occidente de Venezuela, una especie única que habitó la tierra hace 200 millones de años, segúnRoyal Society Open Science.

Se trata del Tachiraptor admirabilis, o admirable depredador del Táchira, que se estima tenía una altura de unos 1,5 metros. Los restos del dinosaurio, de la cadera y la tibia, fueron localizados después de 20 años de investigaciones en la formación La Quinta, un depósito de capas rojas continentales y rocas volcánicas.

Los científicos concluyeron que la especie pudo existir en la fase inicial del Jurásico, un período geológico de la Era Mesozoica hace 200 millones de años, y que pertenece al suborden de los terópodos, un dinosaurio bípedo que desapareció de la Tierra dejando como descendientes directos a las aves modernas. Incluso, los científicos de Brasil, Venezuela, Estados Unidos y Alemania -que comandaron la investigación- sugieren que el Tachiraptor sería un antepasado del famoso Tiranosaurio Rex.

El rey de la nariz

Era herbívoro y pariente cercano de otros hadrosaurios del Cretácico como el Parasaurolophus y el Edmontosaurus, que se identificaban por crestas que se extendían desde el cráneo. Sin embargo, lo particular del Rhinorex condrupus era su prominente nariz.

Este enorme dinosaurio fue descubierto por paleontólogos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y de la Brigham Young, quienes difundieron el hallazgo a mediados de septiembre. Señalaron que habitó lo que hoy es Utah, en Estados Unidos, hace unos 75 millones de años, durante el Cretácico Tardío; se estima que medía unos 10 metros de largo y pesaba más de 3 mil 800 kilos.

"El propósito de una nariz tan grande es todavía un misterio. Si este dinosaurio se parece en algo a sus parientes, entonces probablemente no tenía un súper sentido del olfato; pero tal vez la nariz fue utilizada como un medio para atraer parejas, reconocer miembros de su especie, o incluso como un gran pico para aplastar plantas", explicó Terry Gates, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en un artículo publicado por ABC de España.// El Universal (MX)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top