El bebé Alexander Óscar Choque Villanueva, de ocho meses, sufrió un “vía crucis”, de 13 horas el jueves 13 de noviembre. Su calvario comenzó a eso de las 5:30 y terminó a las 18:30 de ese mismo día. Hasta la fecha, no se conocen a los responsables y las investigaciones avanzan a paso de tortuga.

Alexander vivía, o estaba alojado, en el hogar Virgen de Fátima, ubicado en la calle 3 de Obrajes; y murió en el Hospital Juan XXIII a las 18:30. El levantamiento de cadáver se produjo recién cerca a las 20:00 horas.

Según las investigaciones del Ministerio Público, el día de la tragedia, Madeleine Paola Pahe Chambi (19 años), funcionaria del orfanatorio, dijo que cuando iniciaba sus tareas matinales del día en ese centro, a eso de las 05.30, se percató que el bebé estaba llorando, lo alzó, lo puso de barriga en la misma cuna, con la boca abajo y se fue a la lavandería para traer un bañador y también la leche para alimentar a los niños de la sala.

Madeleine relató que el niño no respondía, estaba como dormido y se dio cuenta que le faltaba respiración. Fue cuando lo llevó a la enfermería, donde Lola Rodríguez de Miranda (enfermera) traslada al infante a la Sala de Emergencias del Hospital del Niño, ubicado en Miraflores, a donde llegó a las 07:11 horas.

Muertes de bebés en BoliviaEl médico de planta José Luis Delgadillo señaló que el bebé llegó a ese nosocomio sin signos de violencia. Inmediatamente ingresó a la Sala de Emergencias donde fue atendido por la auxiliar Naty Choquetarqui, la licenciada en enfermería Martha Ticona y la médico residente Daniela Madeny. Las tres lograron reanimar al menor.

Delgadillo decidió que Alexander fuera internado en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital del Niño, pero no había espacio. Ante la emergencia coordinó con el Hospital Juan XXIII, de Munaypata, para que lo atiendan.

El bebé fue trasladado e internado en el Hospital Juan XXIII aproximadamente a las 09:00. En la revisión, el médico que lo atendió evidenció que en la región anal tenía lesiones, motivo por el cual luego se dio parte a la Policía.

El parte de ingreso señala: “Traumatismo abdominal cerrado, a descartar neumonía de la comunidad, síndrome de Kempf (Maltrato Infantil), laceración de ano, abuso deshonesto a descartar”.

Pese a que se realizó reanimaciones en tres oportunidades, el bebé entró en paro cardiaco. Según el informe del Hospital Juan XXIII, Alexander perdió la vida a las 18:30 horas.

Inmediatamente, se comunicó el hecho a la División de Homicidios y División Escena del Crimen, quienes se apersonaron al Hospital Juan XXIII para proceder al levantamiento legal del cadáver y trasladarlo luego a la Morgue Judicial para la correspondiente autopsia de ley.

El médico forense Christian Vargas en su informe señaló que la causa de la muerte se debe a: “Anemia aguda severa, por hemorragia externa, laceración de ano sigmoidea, traumatismo anal penetrante (en observación). Lesión sexual contranatural, no se descarta la introducción de miembro viril erecto u objeto de características similares”.

A eso de las 20.00 horas de ese jueves 13, la noticia corrió por los medios de comunicación.

Desde hace seis días, el nombre del bebé forma parte de la agenda pública y familiar. Sin embargo, las investigaciones no avanzan tan rápido como quisiera la consciencia pública. Para evitar perturbaciones y, probablemente críticas, el Ministerio Público declaró en reserva las investigaciones, que seguramente revisarán una y otra vez todo lo que pasó en las 13 horas de calvario de Alexander.// Erbol (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top