a


Un estudio realizado por la Asociación Boliviana de Ciencia Política (APCP) muestra “una baja calidad de la democracia en Bolivia”, lo que ubica al país en la zona de las “democracias en transición”.

El estudio de la APCP correspondiente a 2013, que fue realizado con el apoyo y auspicio de la Fundación Konrad Adenauer, es el cuarto realizado por esta organización.

El valor del indicador agregado en 2013 es de 4,43 sobre 10.

En la medición se ratifican los problemas detectados en las dimensiones democráticas de “procedimiento”. Y si bien la ciudadanía ha concurrido de manera significativa a las elecciones generales, ratificando la candidatura oficialista, la democracia no se reduce solo a elecciones.

Democracia en Bolivia“En este sentido, la democracia boliviana adolece de varios problemas que afectan notablemente su calidad”, dice parte de las conclusiones de este trabajo.

¿Y cómo se hace esta medición? Como en anteriores estudios, se han empleado ocho dimensiones para medir la calidad de la democracia en el actual contexto.

El estudio mide el estado de las siguientes dimensiones de la democracia: El estado de derecho, la rendición de cuentas electoral, la rendición de cuentas interinstitucional, la participación política, la competencia política, la libertad, la igualdad y la capacidad de respuesta estatal.

Asimismo, establece que el “enorme deterioro observado en la dimensión del estado de derecho, opera en contra del ejercicio pleno de las libertades democráticas y las garantías constitucionales”.

Advierte, que el riesgo es que esta situación se perpetúe en el tiempo y adopte un estatus de “normalidad”, lo que puede alejar la posibilidad de que la gente tenga acceso a la justicia ecuánime y pronta, que se respeten los derechos humanos, el funcionamiento independiente de los órganos del Estado, que facilite la fiscalización y el control social del Gobierno de turno.        

El estudio también refleja que los mayores problemas referidos al estado de derecho están  en la seguridad ciudadana, la administración de justicia y el respeto de la institución policial a los derechos humanos.

  Respecto a la dimensión de rendición de cuentas electoral,  la calificación también es baja, específicamente sobre la libertad de expresión. Al respecto, los entrevistados señalaron que existe una “especie de autocensura”.  

Sobre el Órgano Electoral, la percepción es negativa. “No existe confianza, ni en su idoneidad ni en su independencia política”, especifica el análisis, en línea con las últimas críticas de que fue objeto esa entidad.

Ficha  técnica

Consultas  El estudio incluyó la  entrevista a 200 personas, en una muestra probabilística, en  diferentes sectores sociales: profesionales, políticos, autoridades, académicos, analistas políticos, comunicadores, entre otros.

Lugares   Se aplicó en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, entre marzo y abril de 2014.

Puntaje Se fijó una escala, donde 1 es la calificación más baja y 10 la máxima nota.  

Mide El estudio mide: el estado de derecho, la rendición de cuentas electoral, la rendición de cuentas interinstitucional, la participación política, la competencia política, la libertad, la igualdad y la capacidad de respuesta estatal.

Lo que nos dicen es que hay temas pendientes

“Estos diagnósticos que generalmente vienen de fuentes externas, si bien hay que tomarlo con beneficio de inventario, tampoco se los puede ignorar, porque son organizaciones que no están involucradas en la controversia interna entre las fuerzas políticas, por lo tanto tienen una mirada más objetiva.

Hay que tomarlo desde una perspectiva constructiva. Lo que nos están diciendo es que hay asignaturas pendientes en  nuestro sistema democrático.

Hay una frase en sentido de que los gobiernos deben democratizar las democracias, lo que significa que no es suficiente elegir a las autoridades periódicamente, la elección no debe ser el único parámetro, sino que es importante el relacionamiento de la autoridad con la sociedad civil, relación  que tiene que ser horizontal y de garantías sobre los derechos humanos, además del promover el equilibrio y  el respeto a la independencia de los Órganos del Estado y evitar niveles de subordinación entre órganos. Estos criterios debieran servir para una autoevaluación sobre la democracia en el país”.

Punto de vista - Waldo Albarracín (Rector de la UMSA)// Página Siete (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top