a


Un día, Aníbal Mercado le regaló  a su novia un oso de peluche. Era su cumpleaños. No obstante, se llevó una sorpresa desagradable cuando supo que su enamorada tenía uno igual, que fue un regalo de su expareja. "Quedé pésimo. Y desde esa vez le empecé a dar regalos hechos por mí, o sea ya personalizados”, afirma.

Uno de los presentes que Aníbal personalizó para su pareja, Karen Ochoa -ahora es su esposa-, fue un flash memory, al cual estampó su imagen. Ése fue el inicio del emprendimiento Clomii o "flash memory personalizado”.

En la actualidad, la pareja ensambla los dispositivos en el taller que está en su vivienda.  La caracasa es tallada en   madera de pino y bambú. La parte frontal del aparato lleva estampada la versión en caricatura del propietario, además de su nombre. El chip  lo importan de  China.

La presentación del producto incluye en una caja, que también es de madera. "En el fondo si quieres le ponemos una dedicatoria”, afirma  Aníbal. 

Emprendimientos bolivianosDesde hace cinco meses, Aníbal y su esposa comercializan el  producto. Él  recuerda que al principio sus amigos y familiares eran quienes más lo requerían. En la actualidad,  con la promoción que difunden a través de las redes sociales, incluso reciben pedidos de clientes del interior del país.  "Quién diría que uno de los regalos se iba a volver en un negocio”, expresa Mercado.

El dispositivo  fue galardonado en el concurso Emprende Ideas, organizado por Soboce. También logró el primer lugar en la competencia Startup weekend, que se efectuó en La Paz, a mediados de noviembre. En esa  competencia   Aníbal diseñó una aplicación para internet, que posibilita a cualquier    cliente diseñar  su USB con  todas las características que desea.

Cuando finalizó ese concurso, Aníbal conoció a Rafael Corvo, que es ingeniero electrónico, y Nayra Sandoval, que es diseñadora de modas. Ambos  se sumaron al emprendimiento y ayudaron a mejorarlo. 

Gracias a su participación en el Startup  el dispositivo  clasificó al concurso Global Startup Battle, organizado por Google. 

El nombre

Pero ¿qué significa Clomii? El nombre de este producto lo ideó  Karen Ochoa, quien "después de mucho pensar” decidió hacer un juego de palabras con la frase "mío de mí” y el término  clon. El nombre con el que  bautizaron al dispositivo fue Clomii, que significa "clon de mí”.

El costo del producto oscila  en función de la capacidad de almacenamiento. El de cuatro gigabytes  cuesta 109 bolivianos; el de ocho gigabytes, 119; y el de  16 gigabytes, 139 bolivianos.

"El fin de los clomiis no es precisamente el almacenaje, sino que le puedas dar uno a un ser querido y que él o ella quede feliz y además sea único”, añade Aníbal.

Antes, ensamblar uno de estos aparatos   tardaba hasta una semana. No obstante, la demanda del producto obligó a estos emprendedores a incorporar "nuevas tecnologías” en su proceso de elaboración. Ello permitió que el ensamblado  se realice en 20 minutos.

Una de las principales aspiraciones que tienen  Aníbal Mercado y su equipo es que a futuro también se  puedan  personalizar equipos electrónicos, como  las laptops. 

Punto de vista

Dennis Díaz, jefe de carrera de Administración de Empresas UPB

"Se apostó por el diseño”

El proyecto es muy interesante. Aníbal, en su idea, vio una oportunidad de negocio. Nosotros lo capacitamos para que  le dé  más potencial y  tenga el éxito esperado.

Algunas veces  vemos que hay proyectos buenos, pero que no consiguen los resultados esperados.  En el caso de Aníbal,  apostó por el diseño,  a pesar que sabía que estaba entrando a un mercado competitivo.

Considero que Aníbal aprovechó las herramientas que tenía y ahora este producto está teniendo mucha aceptación.// Página Siete (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top