Desde hace tres años, la empresa Bioma Diésel produce biodiésel en Cochabamba reciclando el aceite usado de cocina.

La producción promedio semanal es de 300 litros y abastece a tres empresas de transporte interdepartamental. El litro del denominado biodiésel B20 cuesta 3 bolivianos, 0,72 menos que el que venden las gasolineras, explicó el gerente de la empresa, Orlando Cossio.

La materia prima es provista por tres cadenas de broasterías de la ciudad, que en temporada alta abastecen de 2 mil a 3 mil litros semanales que se almacenan en los silos de la planta, ubicada en Quillacollo.

“Son empresas que tienen un compromiso medioambiental serio, porque hacen buen manejo de sus desechos industriales”, señaló Cossio pues el reciclaje evita que el aceite usado vaya a parar  a alcantarillas o al río.

Reciclaje en CochabambaEl biodiésel es un tipo de biocombustible que pasa por un proceso de catálisis química, decantación y refinación de aceites vegetales, ya sea puros (como girasol o soya, por ejemplo), o usados.

Cossio explicó que Bioma Diésel utiliza aceites usados porque lo contrario significa usar materia prima virgen, que “atenta contra la disponibilidad de alimentos para la población y no es sostenible para el cuidado del medioambiente”.

Respecto al proceso, explicó que, por ejemplo, 1.000 litros de aceite demoran 12 a 15 días en convertirse en biodiésel con “cero de impurezas”.

Las empresas de transporte de pasajeros a las que abastece Bioma Diésel mezclan el diésel B20 con el que venden los surtidores. En el tanque, 20 por ciento es biodiésel y 80 por ciento diésel obtenido del petróleo.

Cossio explicó que esa proporción de biodiésel, aún siendo menor, es capaz de eliminar el benceno del diésel de petróleo, que es la sustancia que se produce de la combustión y tiene cancerígenos.

Según un análisis de laboratorio, fechado en noviembre pasado, el diésel B20 “por su viscosidad, se comporta como un buen lubricante para el sistema de piezas de inyección de los motores diésel”. Bioma Diésel abastece a buses de última generación que se denominan G7, G6 y G5.

Para facilitar la distribución, la empresa fabricó surtidores móviles a partir de dispensadores con contador numérico que se conectan a la energía eléctrica. Uno de ellos está ubicado en el puente Huaynacapac.

Cossio resaltó la apertura de las empresas de transporte con las que trabaja para comenzar a utilizar energías limpias.

Perspectivas

Para mediados de 2015, la empresa tiene previsto comenzar a producir biodiésel usando bacterias, un proceso con “cero contaminación”, explicó el gerente, Orlando Cossio.

Entre los planes a largo plazo, Cossio espera poder llegar a generar energía eléctrica.

La empresa tiene sus orígenes en La Paz, donde funciona la primera planta de Bioma Diésel.//

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top