Los vecinos de los distritos urbanos con menos acceso a servicios públicos tienden a participar más activamente en la demanda de esas necesidades, la identificación de problemas y la planificación de su espacio urbano, dice un estudio sobre la planificación urbana en tres distritos de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Los vecinos de un distrito mejor equipado con servicios de transporte, salud y educación están más satisfechos, aunque los usan menos.

La correspondencia entre planificación urbana y participación es uno de los aspectos verificados por la investigación, ahora plasmada en el libro “La planificación urbana y su impacto en la calidad de vida en Santa Cruz de la Sierra”, de Gabriela Gonzales Faria (coordinadora) y Judith Serrano Serrano. El documento será presentado este martes 11 de noviembre en la ciudad de Santa Cruz, junto a otros cuatro que son el resultado de la convocatoria de investigación “Transformaciones económicas, socioculturales e institucionales de Santa Cruz: 1998-2012”, que está organizada por el PIEB en coordinación con el CEDURE y el Grupo Jatupeando.

La psicóloga Judith Serrano explica que inicialmente la investigación pretendía observar la correspondencia entre planificación urbana y calidad de vida en tres distritos de la ciudad, pero el estudio chocó con la evidencia de que no existía una planificación urbana en sentido estricto y la planificación existente tampoco se adecuaba a las exigencias institucionales del municipio. “Justamente la planificación debería darse en cada distrito en algunos aspectos (recojo de información y demandas vecinales), pero no existe ese aporte del distrito, se define en el (marco del) centralismo municipal... No se toma en cuenta la participación del distrito, del vecino, del principal afectado con la planificación”, explica Judith Serrano.

Si no se podía constatar la presencia de planificación urbana en los distritos, quedaba por otro lado indagar sobre la calidad de vida en esos mismos espacios citadinos. La calidad de vida fue un factor estudiado sobre la base de las percepciones de los vecinos de los tres distritos escogidos: 4, 11 y 12. Entre sus conclusiones, el estudio afirma que “los bajos niveles de calidad de vida en los tres distritos estudiados son sin duda un efecto de la inexistente planificación urbana en Santa Cruz, ya que no se siguen planes ni a corto o largo plazo que resuelvan las necesidades de los ciudadanos, (por tanto) éstos no lograrán niveles de desarrollo personal adecuados, traducidos en niveles de calidad de vida”.

Santa Cruz, BoliviaSegún Serrano, el Distrito 11, vinculado con el centro de la ciudad, es el mejor consolidado y el Distrito 12, que alberga a la cárcel de Palmasola, es el menos. Los distritos 4 y 11 cuentan con un porcentaje mayor de desarrollo urbano, y tienen el nivel más alto de calidad de vida, frente al Distrito 12 donde sus habitantes satisfechos no son la mayoría y cuentan con menor desarrollo urbano.

La medición, hecha a través de una encuesta, muestra que “los distritos con mayor gestión de planificación urbana –dato elaborado a través del promedio de indicadores objetivos– poseen un elevado nivel de calidad de vida: distrito 4 posee 67,12% de la población satisfecha y el 67,54% de la población para el distrito 11. En cambio, en el distrito 12, el nivel de calidad de vida es medio bajo, ya que sólo el 48,04% se encuentra satisfecho”.

Otro elemento identificado por la investigación es la correspondencia entre planificación y participación. A menor planificación urbana existe una mayor participación. Serrano explica que “en los distritos con mayores ingresos, (los encuestados) estaban más satisfechos con los servicios públicos, pero al mismo tiempo no utilizaban los servicios públicos (transporte, centros de salud, establecimientos escolares); en cambio los distritos menos consolidados que utilizan más los servicios públicos están más insatisfechos con ellos; además de que tienen menos infraestructura y servicios, tienen una mayor participación a nivel distrital. Se reúnen más (los del distrito 12), participan en reuniones para pedir cosas o para ver qué necesitan, a diferencia del distrito 11 que son mas apáticos y no participan en nada respecto del distrito”.

La investigación propuso algunas líneas de acción para solucionar este problema de falta de planificación y de participación en ese proceso: reivindicar las competencias de la planificación urbana; fortalecer los canales de comunicación entre ciudadanos y gobernantes; y fomentar en la población la participación y la formación de la corresponsabilidad del diseño urbano. “Si bien no se consiguió –dice el estudio-- vincular directamente los niveles de planificación urbana con los niveles de calidad de vida, debido a la no existencia del primero, sin embargo la relación entre planificación urbana y calidad de vida fue identificada claramente ya que, al no existir el proceso de planificación urbana, la ciudad de Santa Cruz, no cuenta con la herramienta prescindible para la elaboración y ejecución de planes, programas y/o proyectos que identifiquen y satisfagan de manera oportuna y eficiente las necesidades humanas fundamentales de sus habitantes. Lo cual se percibe en los bajos niveles de calidad de vida para los tres distritos”.// PIEB (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top