El trauma de perder sus bienes materiales, de abandonar temporal o definitivamente el hogar y de la posibilidad del retorno de la inundación se queda en la memoria de la población incluso después de haber superado las riadas, como sucedió en 2012, recuerda la socióloga Carol Carlo, de la Universidad Amazónica de Pando. Si bien varios barrios no fueron impactados por las aguas en Cobija, toda la ciudad vive actualmente las consecuencias por el permanente desplazamiento de grupos de unas zonas hacia otras.

“No es sólo (sufrir las consecuencias en) el momento, la recuperación del trauma de perder sus bienes materiales va más allá”, dice Carlo, que radica en Cobija donde las aguas del río Acre han inundado los barrios como Junín, Mapajo, Cataratas y Villamontes, Frontera, Central, Bajo Acre, Petrolero y Bajo Virtudes, afectando a unas 4.000 personas en el área urbana, es decir cerca de 800 familias.

Por ahora el trauma social todavía no está manifestado (sí latente), aunque ya existe preocupación en los habitantes de la urbe sobre su futuro inmediato. La inundación ha afectado incluso a los barrios no inundados debido al permanente desplazamiento de familias enteras hacia los refugios o albergues habilitados por el municipio o hacia hogares de parientes cercanos para resguardarse del agua, dice Carlo.

Este movimiento hace que toda la ciudad se vea impactada, y eso es más contundente si se considera que servicios que se compran del lado brasileño, como el Internet, se han cortado por completo debido a que la ciudad de Brasilea está ciento por ciento bajo el agua. La socióloga Carlo explica que la comunicación (desde teléfonos hasta la red Internet), el sistema bancario, el transporte y el abastecimiento de distintas mercancías se han cortado, así como la dotación de energía eléctrica, servicios básicos y la actividad escolar.

Luuvias en BoliviaSegún proyecciones georeferenciadas de la organización no gubernamental Herencia, la crecida del río Acre en la gestión 2012 alcanzó los 7,5 metros a partir del nivel de desbordamiento. En esa oportunidad se reportaron cinco barrios inundados, entre ellos Mapajo en su totalidad y Cataratas en un 85%, mientras que Puerto Alto fue el menos anegado con apenas el 20% de su espacio inundado. En este febrero la crecida del río Acre llegó a los 15,40 metros. Las autoridades nacionales se movilizan en llevar ayuda humanitaria y los responsables de la sanidad se preparan para un escenario de posible brote de enfermedades respiratorias y gastrointestinales.

Otros reportes muestran que el desborde del río Tahuamanu está afectando también a más de 70 familias de los municipios de Bolpebra, Filadelfia y Puerto Rico, y no se conoce el grado de impacto en otros municipios, así como en poblaciones indígenas como las Machineri y Yaminahua. El río Acre es la frontera entre el departamento de Pando y el estado del Acre de Brasil, pero la ciudad de Cobija tiene muchos pequeños ríos urbanos.// PiEB (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top