a


Los liderazgos locales se consolidan y son ajenos al Movimiento Al Socialismo (MAS). Estos líderes de oposición, que son referentes en estas elecciones subnacionales, tienen un arduo camino para fortalecer su perspectiva en el escenario nacional, ya que sus programas no abarcan una visión país y no pertenecen a un partido político con presencia en todo el territorio patrio. El oficialismo sufre con la renovación de sus cuadros y se afianza de la figura de Evo Morales.

Tres analistas políticos consideran ‘prematuro’ proyectar a los líderes locales que surgen de estas elecciones y enumeran tres razones: la falta de un programa nacional, la ausencia de un partido político consolidado y la hegemonía que mantiene el MAS.

Elecciones subnacionales 2015Los expertos identifican a los líderes que se consolidaron en estos comicios. En La Paz, Luis Revilla, Félix Patzi y Soledad Chapetón marginaron a los postulantes oficialistas; en Cochabamba sobresalen José María Leyes y el masista Iván Canelas; en Santa Cruz se consolidaron los perfiles de Rubén Costas y Percy Fernández, y, por último, en Tarija aparece Rodrigo Paz Pereira.

Sin perspectiva nacional

El politólogo Romano Paz consideró que estas figuras ‘consolidaron’ su liderazgo y este factor obedece al “recambio generacional” en política; sin embargo, señaló que todavía no se puede colocar en el ámbito nacional, ya que deben, si son elegidos, desarrollar una buena gestión pública.

Para el politólogo Franklin Pareja, la oposición carece de un proyecto político con visión nacional y perfiló a Costas como un líder que puede tener aceptación en Santa Cruz, Beni y Tarija. “Por el momento, solo podemos hablar de liderazgos regionales”, destacó.

En esa línea, la analista María Teresa Zegada recordó que estos liderazgos “no son nuevos”, ya que pasaron por una etapa política al ser funcionarios públicos o candidatos. “No hay sorpresas, solo se consolidan los liderazgos (...) Son líderes locales, con éxito en el plano local, pero no veo posibilidad de que sean candidatos en 2019”, comentó.

Revilla aseguró que, si es reelegido, acabará su gestión en 2020 y que no piensa en ampliar su liderazgo a escala nacional. “Primero ganemos esta elección, luego trabajemos hasta acabar la gestión”, detalló el candidato a la Alcaldía paceña.

Al contrario, Patzi sí piensa lanzarse al ámbito nacional. Dijo que es el sucesor de Evo Morales y que tiene la intención de candidatear en 2019.

Por su parte, el vocero de los demócratas, Vladimir Peña, señaló que Costas “no piensa” en elecciones nacionales y que prioriza el ámbito local

El caso del MAS

En criterio del politólogo Romano, la figura caudillista de Evo Morales en el MAS impide el surgimiento de nuevos liderazgos y detalló que en el interior del oficialismo hay gente valiosa, pero se impone la designación. El experto acotó que los partidos tradicionales fueron sepultados por seguir una lógica caudillista.

El oficialismo trabaja en la renovación de líderes desde la visión de la ‘generación Evo’, espacio en el que se trabaja bajo el lineamiento político de izquierda. De ahí surgen los líderes en el MAS, como los diputados Manuel Canelas y Valeria Silva.

El también politólogo Romado Paz dijo: “El MAS sin Evo se cae”, por eso invitaron a candidatos para esta elección

 

Las elecciones subnacionales ponen a prueba la agenda 2025

Con la incógnita de qué pasará en Beni, el oficialismo y la oposición ya sacan cuentas de lo que ganarán y de lo que perderán en las elecciones de alcaldes y gobernadores de hoy. Cada uno de los bandos se siente ganador, que ha avanzado y que tiene la oportunidad para construir o consolidar poder. Los analistas, en cambio, aún sin el resultado puesto, observan que el Movimiento Al Socialismo tiende a perder varios cientos de miles de votos, entre una elección nacional y otra subnacional, y que por más que la oposición logre recuperar plazas importantes y se ratifique como mayoría en otras, la hegemonía oficialista con el control de la Asamblea Legislativa Plurinacional no se modificará y los únicos escenarios que pueden modificar las elecciones regionales son el de la discusión del pacto fiscal (autonomías) y el del cumplimiento de la agenda 2025, que será puesta a prueba a partir de mañana.

Según explica la diputada de Unidad Demócrata Ximena Costa, en las elecciones de 2009 el MAS alcanzó una votación de 64% y tres meses después su caudal de votos bajó un 22% para los sufragios subnacionales. Espera que ese patrón se repita hoy. Eso, en términos prácticos, significa que la oposición se haría casi con certeza de las gobernaciones de Santa Cruz y Tarija, tal vez también la de La Paz, y que al menos llegaría a una segunda vuelta electoral en Beni.

La casi segura pérdida de Santa Cruz y Beni es reconocida incluso por el MAS. La senadora suplente y presidenta de la Brigada de Asambleístas Cruceños, Adriana Salvatierra, así lo admite, pero asegura que pese a ello habrá un avance territorial del proceso de cambio en el oriente, ya que da por ganado Beni. Con ello ve el fin del espacio político conocido como media luna.

Esto, para el analista Gustavo Pedraza, no puede ocultar que tal vez el MAS haya descuidado la retaguardia por avanzar hacia el oriente. Es altamente probable que opositores se alcen con la victoria en los municipios de La Paz y El Alto, y en la Gobernación de La Paz. Esto, para Pedraza, sería un duro revés para el Gobierno.

Tampoco está muy claro lo que sucederá en la ciudad de Cochabamba, donde un par de grupos opositores se enfrenta a un debilitado MAS que paga el desgaste de una gestión municipal criticada.

Para el sociólogo Fernando Mayorga, lo importante es la tendencia: el MAS pierde fuelle en las subnacionales por la división del partido de Gobierno en algunas regiones (Chuquisaca y Tarija, por ejemplo) y la fortaleza de liderazgos regionales de oposición.

Visiones encontradas

Aunque no hay una oposición sino varias, Lourdes Millares, diputada de PDC, cree que el escenario político a partir de mañana será distinto. Cree que se construirán equilibrios regionales que servirán de contrapeso a los dos tercios del MAS en la Asamblea Legislativa y “frenarán este proceso hegemónico y autoritario”.

Ximena Costa agrega que la oposición tiene la posibilidad de ganar en siete de las 10 ciudades principales del país y eso puede restituir equilibrios en la política. Pero tampoco se engaña. Admite que pase lo que pase en las urnas hoy, el MAS seguirá controlando el resto de los poderes, “Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral”, dijo Costa.

Ahora, según la diputada y politóloga, esto también plantea un reto para las oposiciones que salgan victoriosas de las urnas: encontrar qué es lo que las une, más que centrarse en lo que las separa.

Cree que hay futuro para la oposición si se observan los procesos políticos de los países de la Alianza Bolivariana de las Américas. Ella define los presidencialismos de estos países como “caudillismos de origen plebeyo que mueren con su líder”. Por ello, observa que esta tesis se verifica también en Bolivia, dode el MAS ha sido incapaz de encontrar recambio al liderazgo de Morales.

Si bien Pedraza coincide en que esta elección es una muestra de que los liderazgos intermedios son prácticamente inexistentes en el MAS, advierte que no hay que confundir eso con una supuesta debilidad de Evo Morales: “Los que pierden son los candidatos del MAS, no Evo”, señala.

Y si bien es probable que no ganen en las capitales, Salvatierra advierte que avanzarán en muchos municipios de ciudades intermedias y de municipios rurales, lo cual traerá nuevas demandas de una mejor distribución de los recursos de parte de las alcaldías hacia las Gobernaciones. Eso sí, admite que la pérdida de Tarija y de Santa Cruz, dos departamentos productores de hidrocarburos, pone en peligro el objetivo de convertir a Bolivia en el centro energético de Sudamérica, por la casi nula relación entre el Gobierno central y dichos liderazgos regionales.

Mezquindades peligrosas

Esta elección estuvo marcada por una advertencia oficialista: el presidente no trabajará con opositores. Para Mayorga, habrá que sopesar si esta amenaza puede convertirse en realidad. El sociólogo afirma que si el Gobierno quiere cumplir con los objetivos de la Agenda Patriótica 2025 necesita trabajar con los niveles subnacionales, que son los que deben dotar a la población de servicios, como agua, saneamiento básico, seguridad alimentaria.

Para el politólogo Carlos Guzmán no hay que perder de vista la merma de ingresos que experimentará el Tesoro General del Estado por la caída de los precios internacionales del petróleo. La advertencia de Morales, en ese sentido, puede ser que dé lugar a que escoja mejor a quién dar los pocos recursos de los que se disponga.

Ahora, con los opositores revitalizados en los ámbitos locales, Guzmán observa una oportunidad para profundizar las autonomías, con un escenario de pacto fiscal distinto al visto en enero, donde el discurso oficialista fue casi unánime. Y es que eso, la fuerza para negociar y el escenario de disputa de los recursos nacionales, también serán hijos de los resultados electorales de hoy// El Deber (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top