a


Bolivia respetará las decisiones de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre la demanda marítima contra Chile, subrayó ayer el presidente Evo Morales, quien pidió a su vez que ese país respete la competencia del tribunal de la ONU.

Morales respondió así a la presidenta Michelle Bachelet y dos exmandatarios que exigieron que Bolivia prometa respetar el fallo.

“Si Bolivia ha acudido al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya es justamente para respetar (sus decisiones) y reconocemos una institución creada por la humanidad, una institución internacional para resolver de manera pacífica las controversias que tienen los países del mundo”, afirmó ayer el presidente Evo Morales.

Mar para BoliviaPor eso, agregó, “Bolivia es muy respetuosa de todas las decisiones que emita este organismo internacional”.

Morales replicó así a autoridades y a los expresidentes de Chile Eduardo Frei y Sebastián Piñera y a la propia presidenta  chilena Michelle Bachelet que han insistido en que el Mandatario diga con claridad si respetará o no el fallo de la corte de las Naciones Unidas.

Bolivia pidió en 2013 a la CIJ un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe su reclamo de una reintegración de su acceso al océano Pacífico, que perdió en una guerra librada contra tropas chilenas a fines del siglos XIX.

En esa guerra, el país perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros de cuadrados de territorio.

Chile rechaza la demanda con el argumento de que las fronteras quedaron definidas en un tratado firmado en 1904 y ha objetado la competencia del tribunal internacional para tratar el asunto.

La CIJ convocó a Chile a presentar sus alegatos orales el 4 y 7 de mayo y a Bolivia, el 6 y 8 del mismo mes, para tratar la objeción chilena sobre la jurisdicción del alto tribunal.

Morales afirmó que si Chile habla de respetar o no las decisiones de la Corte de La Haya, “debería ser un modelo de país en respetar los compromisos” que tiene con Bolivia sobre el tema marítimo.

Agregó que “las notas diplomáticas son como tratados internacionales”, en alusión al argumento boliviano de que varias autoridades chilenas ofrecieron formalmente al país resolver la demanda, pero nunca concretaron esos ofrecimientos.

“Esas notas diplomáticas, después del tratado de 1904, son muchas y nunca han sido respetadas por parte de Chile”, insistió.

El Mandatario recordó que Bolivia planteó su demanda ante la CIJ para buscar una solución pacífica y “para que se haga justicia por historia, por derecho y por razón” y, por tanto, Chile es quien tiene que responder si respetará o no las decisiones de ese tribunal.

“Chile intenta desconocer la competencia de La Haya, Chile no reconoce el derecho internacional, por tanto Chile qué autoridad tiene como Gobierno (para hablar) de si se respeta o no se respeta las decisiones de La Haya”, cuestionó el gobernante.

Reclamo de Bachelet

La presidenta Bachelet emplazó ayer a Bolivia a acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre la demanda marítima.

“Me parece obvio que un país que va a La Haya debiera respetar lo que La Haya defina. Nosotros estamos convencidos de que el tratado de 1904 definió nuestras fronteras”, afirmó la Mandataria durante un desayuno con medios de comunicación chilenos.

El demandado responde

El vocero internacional de la demanda marítima y expresidente de Bolivia, Carlos Mesa (2003-05), dijo ayer que Chile es el que debería adelantar si acatará o no los fallos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya y no Bolivia que ha recurrido a ese tribunal para obtener, por la vía pacífica, una salida soberana al mar.  

“Chile confunde las cosas. Es el país demandado, a quien corresponde decir si va a respetar o no los fallos de la CIJ”, escribió en su cuenta de Twittter.  “Chile olvida que su demanda de incompetencia cuestiona la jurisdicción de La Haya”, afirmó Mesa.

Siempre en su cuenta de Twitter, el expresidente enfatizó la convicción del país en las resoluciones de la CIJ.

“Bolivia demanda a Chile ante la CIJ porque confía en este organismo internacional”, sostuvo.

Minutos antes de los escritos de Mesa, el presidente Morales pidió a Chile ser un país “modelo” en honrar los compromisos, en particular aquellos que tiene con Bolivia, y respetar la competencia de la corte internacional.

Ocho actuaciones

El vocero de la causa marítima boliviana, Carlos Mesa, señaló que la demanda boliviana contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se basa en al menos ocho actuaciones de presidentes, ministros y embajadores chilenos que se comprometieron a negociar una salida soberana al mar para Bolivia. “La base argumental jurídica (de la demanda) son los actos unilaterales de Chile, no una vez, sino por lo menos ocho, firmados por presidentes, ministros y embajadores que comprometen la fe del Estado chileno”, dijo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top