26 may. 2015

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Wilma Velasco, presentó ayer su renuncia a ese órgano del Estado, luego de los diferentes cuestionamientos por supuesta parcialización de su actuar y de sus vocales, según señalaron fuentes allegadas a la entidad.      

La hasta hoy presidenta del máximo ente electoral también presentó su renuncia ante la Asamblea Legislativa Plurinacional, de acuerdo a información difundida por la red televisiva Cadena A.      

Velasco fue elegida presidenta del TSE el 2012, sucedió a Wilfredo Ovando en ese cargo. Su gestión recién debía culminar en 2016.     

Crisis en el TSELa renuncia de la funcionaria ocurre luego de que la vocal Dina Chuquimia fuera alejada momentáneamente del organismo por retuitear al candidato a la Alcaldía de La Paz por el partido de gobierno (MAS) y la suspensión de su colega Ramiro Paredes por participar en una fiesta por su cumpleaños con militantes del MAS.      

Antecedentes      

Durante la gestión de Velasco se realizaron las elecciones nacionales y subnacionales. En este proceso el TSE inhabilitó a 228 candidatos del partido opositor Unidad Demócrata (UD) en el Beni.     

Luego de las elecciones subnacionales, Velasco junto al TSE ratificó la decisión del Tribunal Departamental de Chuquisaca que excluyó 9.070 votos en favor del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), para dar la victoria al oficialista Esteban Urquizu.     

Sin  embargo, la propia Velasco dijo en esa ocasión que se sentía “indignada” por el proceder de los vocales del TED de Chuquisaca que ocultaron resoluciones y sellaron los resultados electorales antes de resolver las impugnaciones presentadas por el FRI y la agrupación Chuquisaca Somos Todos.

Contra Paredes

Con un solo voto disidente, precisamente el de Wilma Velasco, la sala plena del TSE aprobó enviar a un proceso disciplinario al vocal Ramiro Paredes, lo que conlleva una suspensión de sus funciones en el cargo y la retención de su salario.

La decisión fue tomada tras analizar la denuncia con video interpuesta por el senador de Unidad Demócrata (UD), Óscar Ortiz, por faltas muy graves. El proceso disciplinario podría concluir en la destitución del funcionario.

Los vocales cuestionados

La anterior semana el vocal del Tribunal Supremo Electoral, Paredes, a pocas horas de haberse determinado su procesamiento disciplinario con suspensión de actividades y retención de su salario, cuestionó a sus juzgadores, sobre quienes, dijo, pesan denuncias similares a la suya y otras mucho más graves, pese a lo cual no fueron procesados y menos suspendidos de sus actividades.

“¿Quiénes me van a juzgar?”, si son personas que también fueron objeto de denuncias”, cuestionó en alusión al vocal Wilfredo Ovando señalado por hacer campaña por el MAS dentro del grupo “Abogados por el Cambio” de Cochabamba; Irineo Zuna, denunciado por tener militancia en el partido oficialista; Dina Chuquimia, por reenviar mensajes de la campaña del excandidato Guillermo Mendoza;  además de Fanny Rivas, por evasión fiscal al igual que el vocal Marco Ayala.

La presidenta del TSE, Wilma Velasco, fue el voto disidente en la sala plena bajo el argumento de que habría adelantado criterio respecto al caso Paredes. 

Según Paredes, los vocales del TSE no sólo vulneraron sus derechos, sino también el artículo 117 de la Constitución Política del Estado (CPE) que crea jurisprudencia como una parte integrante del derecho al debido proceso.// ANF

 

Wilma Velasco: ‘Renuncié, ahora soy una ciudadana más, les dejo libres’

“No me siento con ganas de continuar enfrentando y peleando, ya no”. Con esas sentidas palabras anunció su renuncia al cargo y denunció “violencia y acoso políticos” por parte de cinco vocales (todos excepto Ramiro Paredes) que —según ella— solo buscaron su cargo. En una entrevista exclusiva con La Razón reveló que la crisis en el TSE comenzó hace un año, cuando se aprobó el nuevo mapa de circunscripciones electorales.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Wilma Velasco, presentó, al finalizar la tarde de ayer, su carta de renuncia ante la presidencia de la Asamblea Legislativa, la entidad que la designó como vocal en agosto de 2010.

Tras una evaluación y un profundo análisis —dijo la autoridad— optó por dimitir al cargo debido a que se sentía “sola” y que ya no era parte de las decisiones que se tomaban en la Sala Plena. Pocos minutos antes de las 19.00, Velasco conversó en exclusiva con La Razón y así denunció ser víctima de “violencia y acoso políticos” al interior del ente colegiado, en el que —según ella— las determinaciones estaban siendo tomadas de manera “unilateral” por parte de los vocales Wilfredo Ovando, Dina Chuquimia, Irineo Zuna, Fanny Rivas y Marco Ayala. La renuncia se registra tras una serie de críticas por parte del Ejecutivo y el anuncio de legisladores del MAS de acortar el mandato de los vocales, luego que varios fueron acusados por afinidad política, tal el caso de Ramiro Paredes, quien apareció en un video bailando junto a simpatizantes del MAS, esto le valió el inicio de un proceso disciplinario por “faltas muy graves”. El vocal dijo que renunciará “en cualquier momento” y podría hacerlo hoy. 

— ¿Cómo evalúa su gestión?

— Para mí ha sido positiva, porque en todo mi trabajo he cumplido y me he apegado a la ley; a lo largo de mi gestión he contribuido con la experiencia que tenía y tengo en temas electorales, y he logrado que dentro de la institución se pueda contar con instrumentos normativos que han facilitado tanto la ejecución de las elecciones judiciales como las generales y las subnacionales. En esta autoevaluación, desde el primer día de mi posesión hasta el último día que es hoy (por ayer), mi compromiso fue siempre en beneficio de la institución

— ¿Cuáles son los factores que provocaron su renuncia?

— He tenido una experiencia muy negativa en 2014, a partir de  marzo, cuando retornó la licenciada (Dina) Chuquimia de una larga baja médica, y cuando de pronto surgió un grupo de cinco vocales. En esa oportunidad se denotaba que había más interés en el tema de la presidencia (del TSE) y otro de los temas que más distanció a ese grupo en contra de los dos (Velasco y Ramiro Paredes) fue el reglamento de la distribución de circunscripciones, en el que el licenciado Paredes y mi persona tuvimos un voto disidente. Todo ese periodo de marzo a agosto hubo un acoso y violencia política permanentes; desconociendo a la presidencia, había decisiones que las tomaban en conjunto (los cinco).

— ¿Por qué no lo denunció entonces?

— Porque tenía un gran desafío, cumplir para lo que había postulado: garantizar la participación de la ciudadanía para las elecciones generales del 12 de octubre.

— ¿Entonces, la tensión era constante en la Sala Plena?

— Tuve que enfrentar eso hasta que se vino la reelección de mi persona (agosto de 2014) y bajó la tensión; ya hubo un trabajo más ameno y coordinado.

— Y ahora, ¿por qué asumió esta determinación?

— Lo mismo sentí el anterior lunes (18) cuando me incorporé a mis funciones, tras una misión oficial y tres días de vacación. Entonces, sentí ese acoso y violencia políticas hacia mi persona por parte de los cinco vocales, ya que empezaron con negarme el derecho a votar en la sala. Apelaron al artículo 19 de la Ley 018, del Órgano Electoral, señalando que yo no  podía votar (para el proceso disciplinario del vocal Paredes) y que solo podía hacerlo en caso de empate, es decir para dirimir. Se me estaba negando un derecho, pero a la licenciada Chuquimia se le recordó que el artículo 17 de esa misma ley dice que es obligatorio para todos los vocales asistir a las salas plenas y participar en la votación y las decisiones.

— ¿Entonces, esa fue la gota que colmó el vaso?

— Habiendo esta conducta de parte de mis colegas, recordé ese periodo de marzo a agosto de 2014 y dije que ya no, una vez más no.  Además,  ya se ha garantizado la renovación de las autoridades, viene un referéndum (el del 12 de julio) que ya está organizado, todas las directrices ya se han dado a los tribunales departamentales y vi que con mi renuncia a la presidencia y en mi calidad de vocal, pues no voy a perjudicar al TSE ni a estos procesos que vienen, por ello tomé la decisión de dejar mi cargo.

— Las autoridades del Ejecutivo criticaron las acciones del TSE, como lo ocurrido con el vocal Paredes, y legisladores hablan de acortar el mandato. ¿Hubo presiones políticas?

— No voy a negar que hay errores que han cometido algunos vocales, algunos han cometido faltas y esto ha llevado a que surjan estas críticas. Están en su derecho, tanto el Ejecutivo como algunos miembros de la Asamblea de hacer las críticas conforme recibieron la información (...), esto ha hecho que muchos tengan un criterio negativo del TSE, pero ese es otro tema, porque mi decisión no es por una presión política, sino que está basada en lo que ya describí, para mí ya es difícil trabajar  en esas condiciones.

— Se deja sin cabeza a la máxima entidad electoral, ¿esto no debilita la institucionalidad?

— No, porque la ley señala que en ausencia de la presidencia, asume el vicepresidente (Ovando), por tanto hay el quórum reglamentario y no afectará las actividades y su continuidad. No habría necesidad de habilitar al suplente.

— ¿Sugeriría a sus colegas que también den un paso al costados por el bien del TSE?

— No voy a opinar al respecto, cada uno de los vocales verá la decisión que toma. Me remito a la decisión que tomé. Renuncié, ahora soy una ciudadana más.

— ¿Se siente presionada?

— No, pero sí un poco con este malestar con el entorno que tengo de los vocales, es que no me siento tranquila para trabajar, no me siento con ganas de continuar enfrentando y peleando, ya no. Yo ya hice bastante. Les dejo libres, siempre han querido la presidencia, ahí está Dina Chuquimia, quien lidera las salas plenas y los otros (vocales) se suman. Estoy bien y tengo la conciencia tranquila porque sí hice un buen trabajo. La presión es de los cinco, unos más, otros menos, pero son los cinco vocales quienes toman actitudes en las salas plenas, donde se concertan los temas y ya no hay un nivel de discusión, sino que son decisiones unilaterales.

— ¿Cree que este entorno de cinco vocales haya recibido presiones políticas?

— No sé absolutamente nada al respecto, es una actitud que tomaron en 2014 y la volvieron a tomar ahora, desconozco si hay presiones hacia esos vocales.

— ¿Cuáles fueron los momentos más críticos de su mandato en la presidencia del TSE?

— Lo de 2014 ha sido muy duro para mí. Ahí el más crítico y el que me afectó demasiado fue el tema del reglamento sobre la distribución de circunscripciones, cuando usé el último recurso para que no se apruebe ese reglamento, pero estaban empecinados y no logré que vean que estábamos equivocándonos en la aplicación de la Constitución Política, priorizando más lo territorial que lo poblacional. Pero, luego esto se compuso y se logró un reglamento que recogía las dos variables que mandaba la Constitución: lo poblacional y luego lo territorial.

— ¿Hubo otros momentos críticos en el último periodo?

— Fue cuando Chuquisaca no atendió oportunamente los recursos de las organizaciones políticas  y nos enviaron los recursos cuando se cerró el cómputo y no nos permite entrar a atenderlos ya que se aplica el principio de la preclusión. Me he sentido maniatada para atender esos recursos que llegaron posteriormente y debido a esas omisiones se planteó un proceso disciplinario que no prosperó, porque había tres votos y no se impulsó el proceso. Y este último momento, que se inició con el acoso y la violencia políticas hacia mi persona, y ahí es un alto.

— ¿Se ha sentido sola en la Sala Plena en la toma de decisiones?

— Sí, claro que sí. Hubo momentos en los que se aprobaba (las decisiones) por mayoría, pero en este último tiempo (me he sentido) más (sola) porque el manejo técnico de la norma siempre estaba acompañado por el licenciado (Ramiro) Paredes. En este último tiempo, en estas dos salas plenas que se efectuaron, se han consumado las decisiones que tomaban esas cinco autoridades.

— ¿Qué tipo de decisiones?

— Por ejemplo, un comunicado (de la pasada semana) que señalaba que ellos respetaban mi gestión y que respaldaban a la presidenta, pero yo no conocía ese comunicado (...) y me enteré cuando la prensa ya lo conocía. Son esas decisiones unilaterales tomadas, son las que se suman a esa condición de ambiente que se da al interior de las salas plenas. Yo les dejo libres a esos cinco vocales  para que elijan a las autoridades que deseen. En este caso, solo será la presidencia del TSE.

— ¿Hubo otras decisiones contrarias a la Constitución como ocurrió con la repartición de circunscripciones?

— Un ejemplo que fue muy polémico fue el caso Beni, que es una decisión —y lo diré donde sea porque es así— tomada sobre la base de la ley y fuimos duramente criticados, pero la tomamos apegados a la ley. La norma establece que si una organización política da a conocer encuestas en materia electoral, pierde inmediatamente su personalidad jurídica. Este Tribunal ha resuelto este tema apegado a la ley. Es cierto, mencioné los puntos críticos, pero hay otros temas que hemos resuelto apegados a la ley y si hay un voto disidente de los vocales, siempre justificamos el motivo.

— ¿Renuncia porque se cuestionaron los procesos?

— No es que esta decisión (de presentar mi renuncia al cargo) sea porque se ha cuestionado todo el proceso, todo el periodo en el que hemos ejercido funciones. No, por favor, y que no se entienda de esa manera. Es cierto que hay hitos en los que no me he sentido bien y esos hitos han sido cruciales, muy polémicos, pero en el Tribunal ha sido una regla general la de apegarnos a la ley para resolver los casos que se presentaban.

— Con todo lo que manifestó, ¿amerita disminuir el mandato de los vocales electorales?

— No voy a opinar al respecto, ese tema lo dejo a la Asamblea Legislativa Plurinacional, que tome sus decisiones. Siempre he sido respetuosa de la opinión del Legislativo como también de mis propios colegas. Solo quiero transmitir esta decisión, que la he tomado en función de la gestión y de los momentos por los que está pasando el Tribunal Supremo Electoral.

Perfil

Nombre: Wilma Velasco

Nació: 19-10-1956

Profesión: Abogada

Cargo: Hasta ayer, presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Trayectoria de la exautoridad electoral

Fue vocal de la extinta Corte Nacional Electoral (CNE). Es proyectista de la Ley de Trata y Tráfico de Niños, Niñas, Adolescentes. Además, tiene en su haber cerca de una decena de publicaciones respecto a los derechos humanos. Posee una maestría en Derecho Constitucional y Procedimientos Constitucionales. En agosto de 2010 fue elegida vocal nacional por dos tercios del Órgano Legislativo junto a Ramiro Paredes, Wilfredo Ovando e Irineo Zuna. En 2012 fue elegida presidenta del TSE en reemplazo de Ovando y fue ratificada en el cargo en agosto de 2014, con el respaldo de cuatro de siete de sus colegas vocales. Por ley, el mandato de esos vocales debe terminar el 16 de agosto de 2016, mientras que Marco Ayala, Fanny Rivas y Dina Chuquimia deben concluir actividades el 17 de enero de 2017. Indicó que ahora volverá a su oficio en la defensa de los derechos humanos, de la mujer, la niñez y la adolescencia.  Se tomará unos días para descansar y luego preparará su hoja de vida para distribuirla y postular a otro trabajo.// La Razón (COM)

Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top