12 jul. 2015

De enero a mayo de 2015, el valor de las ventas facturadas en los restaurantes del país alcanzó a $us 280,8 millones, cifra superior en 16,4% al registrado en similar periodo de 2014, cuando llegó a $us 241,2 millones. Este indicador refleja el crecimiento de la demanda interna.
Los datos fueron proporcionados a La Razón por la Unidad de Análisis y Estudios Fiscales (UAEF) del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, y se basan en estadísticas del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).
Del total de ventas facturado en ese periodo en los restaurantes, el 89,8% se concentró en el eje troncal del país. Santa Cruz tiene el 42,9% de participación, La Paz 27,5%, Cochabamba 19,4%, Tarija 3,8%, Chuquisaca 2,5%, Oruro 1,9%, Potosí 1,0%, Beni 0,8% y Pando no figura en los registros.
2015: El negocio de la comida mueve $us 280 millones en cinco meses - Bolivia informa
Restaurantes en Bolivia
La mayor tasa de crecimiento en cuanto a facturaciones se registró en Beni con 40,2%, seguido por Potosí 28,9% y Cochabamba con 25,6%.
DEMANDA. La evaluación del crecimiento que hacen desde esa unidad es que el incremento en el valor de las ventas de restaurantes y otros servicios (supermercados, servicios básicos, transporte de pasajeros, adquisición de electrodomésticos, etc.) son señales de la permanente expansión de la demanda interna, gracias al aumento del poder adquisitivo de la población producto de la adecuada redistribución de los ingresos, y del dinamismo de estos sectores originado en el continuo incremento de empresas dedicadas a estos servicios.
Respecto a ese crecimiento, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, indicó que desde la implementación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo en 2006, el actual Gobierno concibió una política enfocada en potenciar la demanda interna del país, contraria a las políticas aplicadas en el periodo neoliberal 1985-2005, que enfatizaron la demanda externa en Bolivia.
“En estos últimos nueve años la demanda interna se constituyó en el principal motor de crecimiento económico y contribuyó con 5,6 puntos porcentuales  promedio en la expansión del Producto Interno Bruto (PIB)”, indicó la autoridad.
En efecto —dijo—, uno de los componentes principales que posibilitaron la continua expansión de la demanda interna (5,7% de crecimiento promedio entre 2006 y 2014) se concentró en el consumo que representó el 81,5% del PIB real medido por el lado del gasto. “Entre los elementos principales que reactivaron la demanda interna se encuentran la redistribución de los ingresos a través de los continuos incrementos salariales por encima de la tasa de inflación, las transferencias condicionadas en efectivo, las subvenciones cruzadas, los niveles récord de inversión pública, entre otros”, complementó.
Estas políticas, de acuerdo con el ministro, permitieron incrementos significativos en el poder adquisitivo de las familias, lo que posibilitó un alza en su consumo. “Estos resultados se pueden visualizar en diferentes elementos como las ventas en restaurantes y supermercados, el incremento en las compras de electrodomésticos y teléfonos móviles, la expansión del consumo de servicios básicos (electricidad, gas y agua), el aumento del tráfico aéreo nacional de pasajeros, entre muchos otros”, complementó.
Con base en la última actualización del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), difundida en el portal web del Instituto Nacional de Estadística (INE), La Razón publicó el 23 de junio que la economía boliviana pisó el acelerador del crecimiento al primer trimestre de 2015 al alcanzar una expansión de su PIB del 5,15%, 15 décimas por encima de la última proyección del Ministerio de Economía, que la sitúa en 5% hasta fines de este año.
Control. Para el analista económico Jimmy Osorio López, el crecimiento en el valor de las ventas facturadas en los restaurantes en los primeros cinco meses de la presente gestión se debe, en particular, a que se amplió el padrón de contribuyentes en este tipo de servicios y que eso obedece a que el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) hace un mayor control.
“El SIN está haciendo un control efectivo y las políticas que está creando el Gobierno central ha incrementado una cultura tributaria. Ahora los sitios están entrando a la formalidad y esto les permite acceder a préstamos y otros beneficios”, consideró el profesional tras indicar que si el sector informal también facturara, el monto obtenido en los primeros cinco meses se duplicaría, pues hoy solo facturan los que son formales .
Incremento y expendio
A abril de 2015, el número de empresas dedicadas al expendio de comidas y bebidas creció en 9,9% con relación a similar periodo de 2014, según el Ministerio de Economía.
Patios de comida se expanden por elevada demanda
Las empresas abren sus sucursales y dicen que se acomodan a todo bolsillo. La demanda de comida rápida y la variedad de las mismas en un solo espacio hace que los patios de comida se hayan incrementado desde 2014 a la fecha, en particular en el eje troncal del país, según el análisis de los ejecutivos de estos servicios.
Ronny López, encargado de medios de la Corporación Cadelca SA (Casa del Camba), que ofrece comida típica de Santa Cruz, explicó a La Razón que tuvieron que abrir más sucursales en los patios de comida debido al crecimiento de la población y la demanda que éstos tienen. Dijo que los dos restaurantes que tenían, uno de ellos en el Segundo Anillo y otro en la zona del Urubó, no abastecían para satisfacer los pedidos.
“Se decidió llevar al consumidor nuestros productos a los patios de comida de los supermercados y de otros centros comerciales”, indicó López y añadió que en la actualidad tienen 13 sucursales repartidas por toda la ciudad de Santa Cruz, tres en Cochabamba, y que en La Paz abrirán una sola hasta fin de año. Proyectan a largo plazo inaugurar una sucursal en Miami, en Estados Unidos.
El ejecutivo aclaró que la comida que ofrecen en sus sucursales “viene de la misma olla” que se expende en los dos restaurantes que tienen en esa ciudad. “Los alimentos son preparados en la Casa del Camba del Segundo Anillo para nuestras sucursales; la calidad de la comida es la misma”.
En cuanto a los precios en los otros puntos de venta de la Casa del Camba, señaló que éstos varían pues los clientes no son de la misma condición económica. Explicó que el majadito, que es el principal plato típico de Santa Cruz, está a Bs 35 y que una parrillada para cinco personas cuesta Bs 255.
“Nuestro restaurante aglutina desde los que menos tienen hasta los más pudientes”, complementó.
Alejandra Kring, gerente general de Buffalo and Ribs, que oferta comida americana en el patio de comidas del edificio Torre León, de la zona 12 de Octubre de El Alto, indicó a este diario que en esa urbe este tipo de puntos se están expandiendo por la demanda, pues para abrir su negocio realizaron un estudio de mercado. “Debido a la cercanía a los bancos y centros comerciales, nuestros clientes son trabajadores de las entidades financieras y comerciantes, y nuestros precios son racionales”, detalló la ejecutiva, e indicó que tienen combos de comida rápida americana desde Bs 17 hasta Bs 40. En su variedad ofrecen alitas y costillas a la barbacoa, hamburguesas y sándwiches a la parrilla.
Este medio hizo un recorrido por otros patios de comida en El Alto como el del Centro Comercial El Ceibo, Gran Plaza, La Jungla y en el edificio de Viva, y comprobó la elevada demanda por este tipo de servicios. Hay unos seis locales en esa urbe.// La Razón (COM)
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top