José Miguel Lanza, audaz y valiente guerrillero, llamado el Pelayo Boliviano, nació en Coroico, provincia Nor Yungas, en l781, hizo sus primeros estudios en la ciudad de La Paz, fue enviado a Córdova, no culminó sus estudios universitarios debido a la revolución de la ciudad de La Paz, donde fueron sacrificados sus hermanos Victorio y Gregorio García Lanza, muriendo heroicamente, como protomártires de la Independencia.

Enrolado en el primer Ejército auxiliar argentino, juró tomar venganza por la muerte de sus hermanos, luchando contra todo lo que representaba España. Como guerrillero creó una republiqueta en las breñas de las montañas entre Machaca y Inquisivi, formando la famosa republiqueta de Ayopaya, que incluía los pueblos de Mohoza y Cavari, lugar de difícil acceso, con montañas, valles estrechos, coronados por la cordillera Real, región que por sus labores agrícolas podía dar los alimentos necesarios para un ejército en movimiento.

Participó en diversas batallas, resaltando: Aroma, Guaqui, Hamiraya, Sicasica, Puri, Palca, La Paz, Falsuri y muchas otras.
Héroes bolivianosSabedor el Mariscal Antonio José de Sucre de las hazañas del entonces Coronel José Miguel Lanza, durante 15 años de lucha desde su republiqueta Ayopaya, lo nombró Comandante General de la provincia de La Paz, el 1 de enero de 1825.

El 29 de enero Lanza proclamó la independencia del Alto Perú, y envió emisarios de rango al recibimiento del Mariscal de Ayacucho, encabezados por el Capitán José Ballivián.

Compañero inseparable desde entonces del Mariscal Sucre, fue nombrado representante por La Paz a la Asamblea Deliberante, que fijaría los destinos del Alto Perú.

La nombrada Asamblea premió los servicios de Lanza otorgándole el ascenso a General de Brigada, nombrado posteriormente Primer ayudante del Ministerio de la Guerra.

La Asamblea General del siguiente año, en sesión extraordinaria, aprobó una ley asignando al Gral. Lanza un premio pecuniario, en compensación a sus haberes atrasados, y a los muchos servicios prestados por éste a la Patria.

Cuando ejercía el cargo de Prefecto y Comandante General de Chuquisaca, anoticiado del motín de 18 de abril de 1828, su primera reacción fue ir a Potosí a reunir un grupo armado, capaz de enfrentar a los revoltosos, volviendo a Chuquisaca con cien hombres, con los que tomó la Recoleta, llegando a la plaza principal, donde liberó a Sucre.

El Mariscal en recompensa a su extraordinario servicio, le otorgó el grado de General de División.

Lamentablemente, durante las refriegas el Gral. Lanza fue herido en el pecho, no pudiendo triunfar en su última pelea contra la muerte, falleciendo el 30 de abril de ese año caótico para Bolivia.

El hombre a quien las balas habían respetado por más de 15 años murió inmolado por sus propios compatriotas, en un acto desvergonzado como fue el motín del 18 de abril.

Mientras agonizaba, se dirigió al secretario privado de Su Excelencia, manifestándole que moría tranquilo, pues había servido como siempre incondicionalmente a su General y a Bolivia.

El Gral. Lanza, bravo y temerario en el combate, fue un hombre sano y sincero, decoroso con sus amigos, y fiel hasta la muerte, así lo demostró con el Mariscal Sucre.

Sociedad Bolivariana de Bolivia. Fundada en l936.// El Diario (NET)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top