27 oct. 2015

El tema de la obesidad en los últimos 20 años a nivel mundial y Santa Cruz ha aumentado, según el estudio del año 1998 -considerado el único estudio específico con bases científicas- desarrollado por la Sociedad de Endocrinología y Cardiología, el Sedes, Ministerio de Salud y la Organización Panamericana de Salud, en los ejes troncales del país como ser La Paz-El Alto, Cochabamba y Santa Cruz.

De acuerdo al estudio del 1998, el departamento con la mayor prevalencia de diabetes, hipertensión y obesidad era Santa Cruz, para diabetes la prevalencia era de 10,7 % en personas mayores de 25 años, para hipertensión de 22, 7 %, obesidad 30% y para sobrepeso de 26% mayor de 25 años. Sin embargo, unidos los datos de obesidad y sobrepeso da un total del 56 %, lo cual significa que en ese año, las personas ya tenían obesidad.

En la oportunidad, la responsable del Programa de Enfermedades No Trasmisibles del Sedes de la Gobernación, Roxana Barbero, señaló “lo que hacemos actualmente porque no hay estudios actualizados, el aumento se ve a través de las consultas de endocrinología puesto que la causa principal de consulta en la población pediátrica es la obesidad infantil, está aumentando y lo que hacemos es extrapolar esos datos a la población actual según el INE, que señala que existe alrededor o más de un millón de personas mayor de 25 años, y de esta población, el 11 % son 110.000 diabéticos, luego 230 mil hipertensos y 300.000 personas con obesidad y esa alta prevalencia de obesidad nos está llevando a que aumente la diabetes e hipertensión porque el principal factor de riesgo es la obesidad”.
Obesidad en BoliviaAseguró que el departamento de Santa Cruz tiene 4 % más de todas las enfermedades mencionadas, puesto que los índices más altos se encuentran en la capital cruceña. 

La responsable manifestó “lo que influye a que tengamos los índices más altos de estas enfermedades es el estilo de vida que llevamos, los hábitos alimenticios porque nuestra comida está basada en carbohidratos, acá comemos arroz, papa, fideo, yuca, refresco dulce, postre dulce y en la tarde tomamos nuestros cafecitos con masas, todo en base a almidones y eso nos está llevando a la pandemia de la diabesidad que es la diabetes y obesidad”.

La autoridad indicó que a través de estudios realizados en diferentes unidades educativas de la capital sobre obesidad, se reportó un índice de obesidad del 12 % y de sobrepeso alrededor de 15 %, que sumándolos dan un total de 27% de población estudiantil de segundo medio que estaban con obesidad.

Explicó también que se hizo un estudio en La Guardia en cursos de primaria donde se reportó el 17 % de sobrepeso y obesidad. Recalcó que una de las causas principales que conlleva a la obesidad es el sedentarismo, “cada vez somos más sedentarios, nos movemos menos, lo vemos en las escuelas los chicos sólo una vez a la semana hacen actividad física en el colegio, por ese lado también se quiere hablar con el Seduca para que exista más tiempo de esta actividad física”, acotó. 

Afirmó que al margen de los niños, la población general también debe realizar ejercicio, puesto que se reflejan como los ejemplos a seguir, no es necesario estar inscrito en un gimnasio, sino que el hecho de caminar todos los días por media hora ayuda bastante al organismo.

Expresó que una de las campañas que el Sedes está llevando a cabo desde hace más de 10 años para combatir la obesidad es el Plato Boliviano, que hasta el momento está dando buenos resultados en las unidades educativas, en las personas con diabetes y otros. 

Aclaró “la campaña del Plato Boliviano, no significa comer platos tradicionales sino saber distribuir los alimentos en el plato, se llama así porque el plato va con la bandera del país (rojo, amarillo y verde), lo dividimos en 4, un cuarto del plato la carne (color rojo), otro parte es el color amarillo en este caso es el arroz, papa, yuca, no se debe comer arroz y papa sino una sola cosa y las dos cuartos del plato de verduras (verde) ya sea crudas o cocidas”. La autoridad añadió que esta iniciativa se debe acompañar con un alto consumo de agua, y el consumo de tres frutas cada día.


Enfatizó que la obesidad se la debe prevenir desde el vientre, para que la madre no se engorde demasiado, puesto que una mujer gestante puede subir entre 20 a 30 kilos, por lo cual el niño nacerá grande es decir con sobrepeso. “Si los dos papás son delgados el riesgo de que el niños sea obeso es del 10 %, si un papá es obeso el riesgo es del 50 %, pero si el papá y la mamá son obesos el riesgo de que su hijo sea obeso es del 80 %”, dijo. 

Acotó que la mayoría de las enfermedades crónicas o no transmisibles no presentan dolor o síntomas, por lo cual las personas no asisten a centros médicos a ver su estado de salud.// El Mundo.com.bo
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top