22 nov. 2015

Ayer, en la inauguración del servicio premilitar, el Gobierno expresó su confianza en que el TCP haga cumplir la Carta Magna en lo referente al servicio militar obligatorio, a propósito del amparo presentado por un joven para obtener su libreta sin ir al cuartel.

En un acto desarrollado en la Tercera Brigada Aérea de la ciudad de Santa Cruz, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, dio inicio al servicio premilitar de la gestión 2015-2016, al que se presentaron al menos 18.500 conscriptos en todo el territorio nacional.

“Confiamos en que el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) pueda establecer el cumplimiento de la Constitución, porque es fundamental entender que un Estado no puede existir sin las Fuerzas Armadas, y el Ejército es la columna vertebral de la institución castrense”, declaró Ferreira a la prensa en la misma línea en la que dirigió su discurso.

Esta semana, José Ignacio Orías, de 18 años, ganó un recurso en el Tribunal de Garantías de la Sala Civil 3ª de La Paz para obtener su libreta militar sin asistir al cuartel. Orías acudió a la Justicia alegando objeción de conciencia. El recurso fue declarado procedente en primera instancia, pero debe ser revisado por el TCP.
Servicio militar en BoliviaFerreira dijo que analizan jurídicamente los antecedentes del fallo respecto a la objeción de conciencia así como la resolución judicial. “Falta que el TCP se pronuncie; mientras eso no ocurra, ese recurso no tiene fuerza vinculante”, indicó en el acto.

La autoridad insistió en que la Constitución Política del Estado (CPE) es clara en lo que respecta a los derechos y deberes ciudadanos y afirmó que una sociedad democrática se sostiene en ellos.

Alternativa. “Si alguien no quiere prestar el servicio militar por razones de conciencia, hay otras opciones como el premilitar, compensación profesional y el servicio de salvataje en épocas de desastre”, recordó el ministro.

Por otro lado, dijo que no se puede negar que en el pasado existieron abusos, prácticas que incluso violentaron los derechos humanos, pero en su criterio esos son episodios ya superados.

En caso de existir —afirmó— ya son excepcionales y además reciben sanciones drásticas; como ejemplo citó que para los ascensos de cualquier promoción se toma en cuenta la no existencia de antecedentes de violaciones a los derechos humanos.

Ferreira insistió en que se coordina con el Comando General de las Fuerzas Armadas para hacer del servicio militar un espacio en el que se puedan garantizar los derechos humanos de los conscriptos, un sitio en el que los jóvenes puedan aprender capacidades y destrezas, además de adquirir títulos a nivel técnico.

“Garantizamos a los padres de familia que aquí sus hijos van a recibir formación militar y cívica, serán tratados con respeto y disciplina de rigor que requiere el servicio castrense”, subrayó Ferreira a los asistentes al acto.

Según un reporte de la agencia de noticias ABI, después de cuatro años los jóvenes del premilitar lucirán el uniforme camuflado, que según los militares responde a las operaciones tácticas propias de la institución castrense.

El costo de la inscripción para el servicio premilitar voluntario 2015-2016 disminuyó de 1.270 a 1.000 bolivianos y también se modificaron los requisitos, que priorizan el estado de salud de los postulantes. En la gestión 2014-2015 se licenciaron 19.000 premilitares.// La Razón.com
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top