14 dic. 2015

La violencia machista contra las mujeres tiene un impacto que va más allá del ámbito familiar, y afecta el desempeño en el trabajo o negocio de las víctimas y victimadores, lo que a su vez tiene repercusiones en el funcionamiento de las empresas donde trabajan. Un estudio sobre el tema estima que las pérdidas anuales equivalen al 6,5% del PIB.

El estudio descriptivo titulado “Los costos empresariales de la violencia contra las mujeres en Bolivia” (2015), realizado por impulso del Programa Regional ComVoMujer, financiado por la cooperación alemana, aplicó cuestionarios estructurados a personal de 31 empresas privadas grandes y medianas en Bolivia (ciudades del eje), además de una encuesta a 2.705 mujeres y 4.638 hombres. “Para la estimación de costos se utilizó el diseño contable de costos indirectos del capital humano, que captura el valor de la pérdida del tiempo de trabajo debido a la ausencia o baja productividad. Se contabilizó en días laborales perdidos, salarios perdidos y luego corregido por el factor de productividad laboral individual”, dice la explicación metodológica.

Se tomaron en cuenta los sectores de la industria manufacturera, sector bancario, sector telecomunicaciones, rubro de servicios y empresas dedicadas a la comercialización.

Entre las consecuencias medidas por el estudio están la disminución del rendimiento laboral de agredidas y agresores, dificultades con colegas de trabajo y la clientela, retraso en la hora de llegada o pérdida de citas laborables. En cuanto al rendimiento, se pudo establecer que tanto agredidas como agresores tienen dificultades para concentrarse y lentitud en el trabajo, más preocupaciones personales o familiares (principalmente entre los agresores), agotamiento y cansancio, accidentes e incidentes laborales, hasta llegar a la productividad cero en el 10,3% de los casos.
Violencia hacia la mujerPor cada agresor se pierden 38,4 días laborales, 27,5 días por cada agredida y 13,7 días por cada colega o testigo. En promedio por cada ataque que sufren las encuestadas o ejercen los agresores, llamadas colaboradoras/es en este estudio, “la empresa pierde la productividad de 1,18 días laborales”.
“A nivel país, las empresas están perdiendo en total 52.858.213 días laborales por año, por el presentismo y ausentismo (disminución del rendimiento y días que faltaron al trabajo) de sus colaboradoras/es involucrados directa o indirectamente con la VcM (violencia contra las mujeres en relaciones de pareja). Los agresores representan el 59,2% de estos días perdidos, seguido de las agredidas (33,4%) y testigos/as (7,4 %)”, dice el estudio.
En la estimación de los días laborales perdidos y el número de días de trabajo anual por persona a tiempo completo (288 días), hay una “pérdida de productividad de 183.534 colaboradoras/es a tiempo completo durante todo un año”. Las cifras del estudio son astronómicas, en síntesis plantea que las empresas pierden un equivalente al 6,46% del Producto Interno Bruto de Bolivia. “Los agresores son más costosos para las empresas, representan más de la mitad de estos costos, 1.170.061.648 dólares americanos equivalente al 3,82% del PIB”.


El estudio fue elaborado en el marco del Programa Regional ComVoMujer, con apoyo de la cooperación alemana.// PIEB.com.bo
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top