7 feb. 2016

El ascenso de temperaturas altas, registrado durante enero, hizo que entre el 21 y 25 de ese mes se rompan récords históricos extremos en 15 regiones de Bolivia. En Villa Montes (Tarija), el termómetro llegó a 43,6°C, la más alta hasta la fecha.

“Las temperaturas máximas que superaron a los datos históricos se presentaron desde el 21 hasta el 25 de enero, cuando el termómetro aumentó más en cinco regiones de Bolivia (altiplano, valles, chaco, oriente y norte de La Paz)”, indica el informe elaborado por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

Marisol Portugal, jefa de Pronósticos del Senamhi, área que elaboró el informe denominado “Ascenso de temperaturas en Bolivia, enero 2016”, explicó que los 43,6°C que registró Villa Montes, el 23 de enero de 2016, supera el récord registrado hace 12 años (2004), cuando el termómetro marcó 43,0ºC.

“El reporte más antiguo de temperatura extrema era de 1950 (hace 66 años), cuando en Cochabamba se registró 35°C, pero este año se batió ese récord porque el termómetro llegó a 35,3°C (ver infografía)”, indicó Portugal, quien además mostró gráficos del comportamiento del clima y fotos sacadas en las diferentes estaciones.
Calor en BoliviaSegún el informe, los récords que se rompieron este año corresponden a siete registrados en el siglo XX y ocho reportados en este lustro. En el municipio de Rurrenabaque (Beni) se excedió la temperatura máxima histórica durante tres días consecutivos.

Causas. La meteoróloga explicó que el ascenso de temperaturas, en el periodo del 19 al 25 de enero, se debió a la presencia de un sistema de alta presión y su dorsal (zonas de aire cálido en altura), sobre todo el territorio boliviano.
“El cielo despejado a poco nuboso implicó que se dé una subida de las temperaturas máximas y mínimas en todo el oriente. En el altiplano boliviano ocasionó la subida de las temperaturas máximas y el descenso de las mínimas”, dijo.
Para el ambientalista Pablo Solón, las causas para que se hubieran sobrepasado los registros históricos de temperatura tienen que ver más con el cambio climático y el fenómeno de El Niño. “Esto se da porque las concentraciones mensuales de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera superaron el umbral de 400 partes por millón, y todo eso incrementó la  temperatura en 0,9 grados centígrados más”, especificó.

Según la Administración para el Océano y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, en 2015 se batió, con mucha diferencia, el récord del año más cálido de todo el registro histórico. El dato rebasó la marca de 2014 en 0,16ºC más, y dejó un incremento del calentamiento del planeta en 0,9ºC.

“De hecho, la nueva medición sitúa por primera vez el aumento de la temperatura media global en 1ºC de incremento sobre la temperatura de los últimos 20 años del siglo XIX”, señala el último informe de la NOAA.

A decir de Solón, para frenar el incremento de la temperatura se debe “atacar de raíz” y dejar de usar la energía basada en restos fósiles (gasolina, gas y petróleo), y cambiarla por la renovable basada en el viento, energía solar, entre otros recursos naturales.

El ambientalista también sugirió frenar la deforestación y evitar aumentar la frontera agrícola, a costa de los bosques.
“De no hacer un cambio a las energías renovables, el próximo año volveremos a reportar récords de temperaturas elevadas, y en 2018 el panorama será más severo. La experiencia nos dice que hace 10 años el registro, a nivel global, fue el más caluroso de la historia; sin embargo, ese dato se superó hace un año”, advirtió el ambientalista Solón.
Agregó que en esta gestión sucedió lo mismo y que igual figura se mantendrá si no se asumen medidas drásticas para parar los gases del efecto invernadero. Senamhi aclara que Bolivia no tuvo una ola de calor en enero. Recomiendan ejecutar obras y planes para evitar una aguda sequía en el paísLos días en los que se registró el ascenso de temperaturas en el territorio boliviano, al extremo de romper 15 récords históricos, no se pueden calificar como una ola de calor debido a que se reportaron en diferentes días y regiones, aclaró el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

La jefa de la Unidad de Pronósticos del Senamhi, Marisol Portugal, explicó que las olas de calor son episodios de temperaturas muy altas y de un periodo de duración prolongado de cinco o más días consecutivos.
“Se hace notar que el ascenso de temperaturas en Bolivia, entre el 19 y 25 de enero 2016, no fue una ola de calor. Según la definición que emplea esta institución, la ola de calor corresponde a un fuerte calentamiento del aire, ocasionado por la incursión de la masa de aire cálido y con bajo porcentaje de humedad, que se estaciona en el territorio o en alguna región específica”, detalló la especialista.
De acuerdo con el Senamhi, el periodo excesivamente cálido fue corto y disperso en el país; la única región que tuvo tres días consecutivos de altas temperaturas fue Rurrenabaque (Beni). De sobrepasar los cinco días, se habrían reportado problemas en la salud de las personas y del ganado, en producción agrícola y biodiversidad.

Pablo Solón, activista por los derechos del medio ambiente, advirtió que si bien no se reportó una ola de calor en enero, es posible que en los próximos meses o años el país soporte este desastre natural; por ello recomendó a las autoridades ejecutar planes a corto plazo a fin de evitar una aguda sequía y escasez de agua.
“Si la temperatura sigue aumentando de forma alarmante, con seguridad que vamos a soportar problemas por la escasez de agua, que derivará en una baja producción de alimentos en algunas regiones”, indicó.
El ambientalista sugirió que se comience a acumular agua de las corrientes que manan de los nevados y también que se construyan atajados.

El presidente Evo Morales anunció el 31 de enero que pidió a los ministros de Planificación de Desarrollo y de Economía comprar perforadoras para buscar agua y garantizar la producción de alimentos en el altiplano.
“Dije a los ministros que busquen comprar perforadoras porque peor será quedarnos sin agua”, señaló.
Plan para proveer de agua
Altiplano
La ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, anunció el 2 de febrero que dentro de dos semanas comenzarán los trabajos de perforación de pozos para cosechar agua en los municipios de Oruro y Potosí, que soportan una sequía.


Posteriormente se ampliará la perforación a otras regiones donde las precipitaciones pluviales fueron mínimas, es el caso del chaco y altiplano paceño.// La Razón
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top