1 mar. 2016

En el periodo 2006-2015, las importaciones bolivianas de combustibles y lubricantes llegaron a 8.006 millones de dólares por el ingreso de 8,5 millones de toneladas, informó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El valor de las compras  creció casi cuatro veces durante la última década. En cuanto al volumen, las importaciones se triplicaron en similar periodo.

Sin embargo,  el valor de las importaciones de combustibles y lubricantes se redujo 15% en 2015 con respecto a 2014, al pasar  de 1.215 millones de dólares a 1.038 millones de dólares. 

No obstante, el volumen de las importaciones se incrementó 17% el año pasado con relación al 2014, al pasar de 1,1 millones a 1,3 millones de toneladas, señala el informe del IBCE.
Bolivia adquiere  esos productos a precio internacional, principalmente de Argentina, Chile, Estados Unidos, Brasil y Perú, entre otros países.  

Las regiones que más consumen esos  combustibles y lubricantes son, en orden de importancia, Santa Cruz,  Oruro, Tarija, La Paz, Potosí, Cochabamba y Beni, de acuerdo con el  IBCE.

Subvención
A principios de febrero, la viceministra de Política Tributaria, Susana Ríos, informó que     la subvención que destina el Gobierno para los carburantes (gasolina y diésel) se  redujo aproximadamente en 55% en 2015.

Esto es de   790 millones de dólares  en 2014 a   359 millones de dólares  en 2015.

"Como ustedes saben, el Estado gasta una cuantiosa cantidad de recursos en la subvención de gasolina, diésel y otros carburantes que van en directo beneficio del transporte. En 2014, se gastó en  subvención 5.500 millones de bolivianos; en 2015, aproximadamente  2.500 millones de bolivianos, que son montos bastante cuantiosos”, precisó con motivo del paro que protagonizaron entonces los  asociados a la Cámara Boliviana de Transporte Nacional e Internacional.

Para 2016, el Gobierno programó 350 millones de dólares destinados a la subvención a los  carburantes, según el Presupuesto General del Estado (PGE).

Los recursos presupuestarios se destinan a  la importación de diésel, gas oil, el incentivo a los campos petroleros y a  gasolina especial. 

La demanda de diésel supera los 1.734.560 metros cúbicos, pero sólo se producen alrededor de 777 mil metros cúbicos. 

El país dejó de importar Gas Licuado de Petróleo.

El subsidio estatal 
Rebaja La caída del precio internacional del petróleo ayudó a reducir los costos de la importación de carburantes para atender el mercado.

Sustitución Para bajar la subvención, el Gobierno impulsa el cambio de matriz y la conversión de vehículos a Gas Natural Vehicular (GNV).

Infraestructura Con las plantas separadoras se producen más líquidos. // Página Siete
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top