4 mar. 2016

La imputación que presentó la Fiscalía contra Gabriela Zapata señala que la expareja del presidente Evo Morales incurrió en acciones ilegales para conseguir contratos del Estado que favorecieron a la empresa china CAMC, de la cual era Gerente Comercial.

El documento suscrito por el fiscal Edwin Blanco dice que Zapata usó de manera ilícita oficinas de la Unidad de Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia, y se hizo pasar por funcionaria pública para “negocios ilegales” y conseguir los contratos para CAMC.
“El uso ilegal de esas oficina se hacía para obtener ventaja económica a través de negocios ilegales, habiéndose hecho pasar como funcionario estatal y tener relación con empresas y conseguir contratos para estas empresas, adjudicando los siguientes proyectos a la empresa china CAMC: Planta industrial de Azúcar de San Buenaventura, planta de sales de Potasio de Uyuni, Proyecto Múltiple Misicuni, la vía férrea Bulo Bulo-Montero, equipos de perforación para Yacimientos”, dice la imputación.
El fiscal Blanco recordó en este texto que el monto que suman estos contratos es de más de 500 millones de dólares.
Caso Gabriela ZapataEn la acusación fiscal también se señala que Cristina Choque, exdirectora de la Unidad de Gestión Social, facilitó que Zapata simule ser funcionaria pública y que utilice ambientes y vehículos de esta entidad para sus fines personales.       

Asimismo, asevera que Choque intercedió ante otras unidades del Gobierno para conseguir los contratos para las empresas que representaba Zapata.   

“Por los indicios que cursan en el cuaderno de investigación, esto (los contratos por 500 millones de dólares) fue posible gracias a la colaboración que obtuvo (Zapata) de la jefa de Unidad de Apoyo a la Gestión Social, quien proporcionó las oficinas de esta unidad para que sean utilizadas por la imputada con fines ilícitos, a saber obtener respaldo y credibilidad para lograr la adjudicación de varios proyectos”, se lee en el texto.// Erbol
___

Gabriela Zapata: “Tengo que luchar por mis hijos”

Gabriela Zapata Montaño, expareja del presidente Evo Morales, es una mujer más en la población carcelaria del penal de Obrajes, en La Paz. Llora a cada instante y muy pocas veces sonríe. Está triste y no halla explicación de lo que le sucede. Su mirada está apagada, ella está sola. En primera instancia intenta evitar cualquier tipo de diálogo, pero luego accede a la entrevista.

Lo primero que expresa es su rabia por estar en una prisión. “Estoy aquí por gente que tiene miseria humana”. Habla pausadamente y las lágrimas siguen brotando. Dice que tiene fortaleza para luchar por sus hijos.

A las 11:15 de ayer, EL DEBER ingresó al Centro de Orientación Femenina de Obrajes. Este medio logró hablar con Gabriela Zapata, expareja del presidente Morales, quien está recluida por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito, legitimación de ganancias y uso indebido de influencias.
Camina sola, pocas personas se le acercan. Se sienta en una banca y mira unos papeles, que luego le sirven para cubrirse del sol. No deja de lado su arreglo personal. Está bien peinada, utiliza maquillaje y pestañas artificiales. Su vestimenta no la distingue. Está con una chaqueta negra, una polera blanca y una calza negra. Eso sí, utiliza chancletas y no zapatos por disposición oficial de Régimen Penitenciario.

No tiene una vida distinta a la de las demás reclusas, aunque los dos primeros días tuvo que pasarlos en la sección de Enfermería, ya que se encontraba con depresión. “Me siento triste, pero tengo que luchar por mis hijos”. Con ese lema intenta levantarse todos los días, ya que insiste en que sus niños son su fortaleza en este momento.

No quiere ingresar al campo jurídico, de eso se encargan sus abogados. Sumó a su equipo al jurista William Sánchez Peña, que lleva el caso de Andrea Aramayo Álvarez y de William Kushner Dávalos. Él defiende a la familia Aramayo y acusa a Kushner por feminicidio.

Por seguridad, tampoco quiere hablar del hijo que tuvo con el presidente Morales y de su relación con el mandatario.

Relata cómo la detuvieron el 26 de febrero. “Me secuestraron”, así cuestiona la detención. “Cuando me detuvieron ilegalmente me subieron a un vehículo sin saber adónde me llevaban”, afirmó.

La exnovia de Evo denuncia que tres días antes de su detención la “seguían” tres vehículos. “Me amedrentaban durante tres días, me seguían desde que salía de mi casa”, relató.

“El día que me secuestraron me siguieron desde que salí de mi casa, en la calle 21 de Calacoto, bajé de mi auto y les saqué fotos a los que me seguían y fue por eso que me detuvieron. Grité y la gente llamó a la prensa”, recordó Gabriela.

Policías especializados
Ella está segura de que efectivos de la División de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) fueron quienes la detuvieron y la llevaron a instalaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la zona sur de La Paz.

La recluida narra que a esa oficina llegó a las 11:00 y estuvo dentro del vehículo que la transportó al lugar durante cuatro horas. “Me quitaron mi teléfono celular, porque hablaba con mis abogados. Me encerraron en el vehículo sin decirme nada”, dice.

Zapata tuvo una relación en 2007 con el presidente Morales. El mandatario confirmó que tuvieron un hijo, pero dijo que el bebé falleció a los pocos días de nacer. Sin embargo, hace seis días, María del Pilar Guzmán, tía de Gabriela, reveló que el menor vive y que radica en la sede de Gobierno.

El lunes, Morales pidió conocer al niño y dijo que estaría alegre de cuidarlo. Así, instaló una demanda contra Zapata para que presente al menor a un juzgado del menor en total reserva. Además, el jefe de Estado denunció a Gabriela por violencia sicológica a su hijo, según informó Wálter Zuleta, uno de los abogados de la empresaria recluida.

Sobre este asunto, Gabriela pide que sea abordado por sus abogados, pero su rostro no oculta la furia por la demanda. Ella fue notificada la noche del miércoles en el penal.

Zapata intenta pasar el tiempo en la cárcel haciendo los quehaceres del recinto. Según las reclusas, ella sirvió alguna vez el almuerzo y se encargó de la limpieza de algún sector del penal. Sin embargo, ella intenta estar acompañada de su familia, que la visita al menos día por medio. En otros momentos se interesa por leer.

Algo que no deja a un lado es la relación con su familia. Su tía María del Pilar y su prima Ángela Montecinos son las que más la visitan. Ellas también se sienten amedrentadas. Denuncian que efectivos de Inteligencia las siguen y les toman fotografías a cualquier instante.

Gabriela llora al recordar a su familia que radica en Cochabamba.

Su rostro se apaga y aprieta sus manos para hablar de ellos. Conoció por los medios de comunicación que el vicepresidente Álvaro García Linera involucró a sus hermanos con partidos de oposición. Eso le molestó y advierte: “Pido garantías para mis hermanos, pido seguridad para toda mi familia, no amedrenten a mis hermanos”, exclamó.

Es la hora de almuerzo. Ella se despide y no se levanta del banco del patio de la cárcel. Su tía y su prima la esperan. Antes de despedirse pide un favor: “Pido a todas las madres que me ayuden, por favor”. Seca sus lágrimas y baja la cabeza.

La situación de Choque
Cristina Choque Espinoza, amiga de Gabriela, llegó el martes a la cárcel de Obrajes. No entabló palabra con Zapata, a pesar de que ambas son acusadas por el mismo caso. Choque relata que tuvo una “amistad política” con Gabriela.

Cristina también llora. No entiende por qué está en la cárcel y lo único que atina a decir es que la “justicia está parcializada”. “El juez me acusó desde un principio, dio una sanción adelantada. La Fiscalía no presentó pruebas y aún así me meten a la cárcel”, relató Choque.

Cristina fue directora de la Unidad de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia. Es acusada por incumplimiento de deberes, tráfico de influencias y uso indebido de bienes del Estado por supuestamente beneficiar a su amiga Gabriela Zapata// El Deber
___

Exchofer del Ministerio de Presidencia va a la cárcel

Jimmy Morales, exchofer del la Unidad de Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia, fue enviado al penal de San Pedro con detención preventiva tras ser imputado de incumplimiento de deberes y uso indebido de bienes del Estado.

El fiscal de materia, Edwin Blanco, explicó que se durante la audiencia se demostró los riesgos procesales en los que podría incurrir el acusado y en consecuencia perjudicar la investigación.
“Se han producido indicios suficientes que demuestran la autoría del ciudadano confirmándose la teoría fáctica que el Ministerio Público ha presentado en el pliego de imputación formal (…) Los riesgos procesales son que el señor Morales no tiene un domicilio fijo, no tiene un trabajo, tiene facilidades para ausentarse del país y que puede influir en testigos y ocultar o suprimir pruebas”, explicó.
Jimmy Morales trabajó con la exdirectora de la Unidad de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, Cristina Choque, quien actualmente guarda detención preventiva por supuestamente facilitar ambientes y vehículos estatales a Gabriela Zapata para sus negocios personales.


Las acusaciones empezaron a apuntar a Morales porque él fue el chofer que trasladó a Zapata e incluso depositó 30 mil dólares en la cuenta de la expareja de Evo Morales.// Erbol
Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top