9 jul. 2016

Los casos de demencia se visibilizan más, ahora, porque la expectativa de vida se amplió en el país , según especialistas del psiquiátrico San Juan de Dios.

La expectativa de vida en Bolivia subió de 68.3 por ciento a 70.7 por ciento , según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Uno de los siquiatras explicó que la demencia es un trastorno de la función cognositiva, pero manteniendo la conciencia intacta. La enfermedad deteriora, principalmente, la memoria y la inteligencia. En Bolivia no existen datos estadísticos sobre el número de personas que tendría esa enfermedad, pero el parámetro dado por la OMS es que al menos el 5 por ciento de la población del mundo padece ese mal.

Existen tres clases de demencia: la tipo alzheimer, vascular y la mixta. La primera es la más frecuente, ya que el 55 por ciento de las personas la tienen. Es más común en las mujeres y su base es hereditaria. La característica principal es que pierden la memoria. Es la más agresiva y deteriora con más rapidez a los pacientes.

Demencia en BoliviaLa vascular la tienen alrededor de un 20 por ciento del universo de personas con demencia. La padecen más varones. Es causada por problemas de diabetes, colesterol alto, tabaquismo, vida sedentaria y trastornos con el sistema circulatorio. Los enfermos pueden perder la memoria, pero la pueden recuperar y mantener en buen estado si reciben tratamiento adecuado, oportuno y sostenido, según los siquiatras.

También se pueden presentar casos de demencia mixta, pero son muy pocos.

En Bolivia todavía se realiza el diagnóstico considerando los antecedentes familiares, pero en los países más desarrollados una prueba de sangre determina la demencia.

MANIPULABLES

Los expertos manifestaron que los pacientes con demencia, sobre todo de alzheimer, son fáciles de manipular, debido a que perdieron la memoria.

Añadieron que no conocen casos en los que algunos hijos o familiares utilicen a sus seres queridos (papás o abuelitos) para sacar algún tipo de ventaja.

“Acá (Cochabamba) somos muy querendones de los ancianos. La mayoría de familias les brinda un trato amable y amoroso”, dijeron.

Añadieron que la mejor forma de prevenir la enfermedad es teniendo una vida sana y cuidando mucho la cabeza.

En el hogar

Lo más recomendable para los pacientes con algún tipo de demencia es que se queden en sus casas.

La enfermedad deteriora a las familias

Los problemas mentales pueden derivar en serios problemas en el entorno familiar de la persona que los padece, debido a que uno de los principales síntomas es la pérdida de la memoria.

Es el caso de un señor de 84 años, cuyos seis hijos permanecen enfrascados en una serie de disputas.

El adulto mayor tiene varios bienes inmuebles que fueron adquiridos a lo largo de su vida.

Vive con el hijo menor desde hace como cinco años. Esa situación derivó en una serie de acusaciones y contraacusaciones entre ellos.

Cinco de sus hijos lo acusan al menor de tener a su padre encerrado, de usufructuar sus bienes materiales y que, incluso, hasta cobra su renta de la jubilación y otros beneficios.

Aseguran que se estaría aprovechando de esa situación (tenerlo encerrado) para manejarlo y lograr una serie de beneficios, principalmente, económicos para él y su familia.

Cuentan que han tratado de encontrar una solución de forma amigable, pero al no tener resultados, decidieron acudir a la Dirección del Adulto Mayor, institución llamada por ley para precautelar el bienestar y la integridad de las personas de la tercera edad.

Señalan que piden a esa repartición que realice una valoración profesional del estado de salud mental de su padre, porque, según ellos, “tiene demencia senil”.

Argumentan que no pueden ver a su progenitor ni siquiera el Día del Padre.

La última vez que uno de los hijos logró un contacto con su padre fue el 13 de abril de 2015.

SU VIDA

Según los hijos que no viven con el anciano, lo que más les preocupa es el estado de salud y temen por su vida.

Indican que si bien el padre vive en una de sus casas, el hijo lo tiene en pésimas condiciones.

Afirman que no han denunciado al supuesto “hijo secuestrador” ante las autoridades policiales, porque no quieren dañar aún más la salud de su papá.

Dicen que confían en que su hermano recapacite y les permita compartir con su padre los años de vida que le quedan.

No quieren separar al padre de su hijo, solo pretenden acompañarlo y tener la certeza de que es tratado de buena forma.

Añaden que no es posible que una persona que trabajó tanto en su vida, que logró bienes materiales, que fue una persona muy importante en la sociedad cochabambina, ahora, viva en condiciones inadecuadas, sobre todo a estas alturas, cuando sobre pasa los 80 años.// Opinión

Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top