27 jul. 2016

Actualmente resulta impensable imaginar el día a día sin consultar las redes sociales y es que, este medio es uno de los más usados en el mundo por millones de personas. El problema llega con el mal uso de estas redes, y es que en los últimos años los juzgados y tribunales españoles han asistido a una avalancha de causas por delitos relacionados con la libertad de expresión y los límites de esta.

El denominado discurso del odio se ha extendido como la pólvora por toda la sociedad europea, y las manifestaciones de odio, de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas es algo que está casi normalizado. En este contexto, la Universidad de Barcelona en colaboración con diez entidades de investigación en el ámbito social de España, Italia, Francia, Rumanía y el Reino Unido ha elaborado un estudio denominado 'Contextos, experiencias y respuestas al discurso del odio en Internet' (PRISM, por sus siglas en inglés).

El estudio trata sobre la pasividad de las redes sociales a la hora de eliminar muchos comentarios de sus plataformas, especialmente Facebook, pese a ser solicitado por las víctimas. La profesora e investigadora de Antropología en la UB, Olga Jubany, explica que el mecanismo de eliminación de estos mensajes es casi inexistente e incluso pueden llegar a acentuar la situación al normalizarla.

Internet en BoliviaDurante el estudio muchos de los encuestados afirmaban que denunciar "es como una broma porque al final no hay consecuencias". A raíz de esto PRISM se dedicó a un ensayo y denunció únicamente 100 de estos mensajes.

Falta de acción

La rapidez en la respuesta fue sorprendente, pero más lo fue el contenido de esta, vacío y poco desarrollado por parte de Facebook. De los cien mensajes denunciados, sólo un 9% contenían -para la red social- "discursos o símbolos de odio" que violaban las "Normas de la Comunidad" y que por tanto el resto de mensajes, hirientes o no, seguirían circulando por la web.

Jubany destaca que "los criterios para retirar esos mensajes son aleatorios", ya que mientras Facebook retiró mensajes como "Los perros son más discretos que los musulmanes", conservó otros como "Matarlos a todos sin piedad".

Uno de los puntos clave de la investigación es el análisis del racismo y la xenofobia, tan generalizada desde unos meses a esta parte. Una de las conclusiones iniciales que sacan los investigadores es que el objetivo principal del odio son los musulmanes. "Ha aumentado la islamofobia en este contexto de racismo creciente en Europa", se indica en el estudio.

No se trata de un informe cuantitativo sino que lo que pretende es hacer un análisis, una radiografía de un problema creciente en la sociedad, no sólo española sino europea. Se basa así, en entrevistas a 150 jóvenes y a profesionales de la justicia, la educación y las fuerzas de seguridad.

Bajo el anonimato

Al hablar de mensajes dirigidos a personas que no te conocen o realizados a través de perfiles falsos facilita el discurso de muchos usuarios que basan sus cuentas en descalificaciones, diálogos intolerantes e incluso humillaciones que delante de la pantalla, en la "vida real" serían delito. Además, el atacar a las minorías agrava la reacción inexistente por parte de la sociedad que se encuentra como un mero espectador del odio.

La falta de efectividad y el miedo a las represalias hace que muchos de los afectados por estas prácticas no se atrevan a denunciar. Este estudio desprende que entre el 60% y el 90% de las victimas de delitos por odio no denuncian.

Según datos del Ministerio del Interior, en 2014 hubo 1.200 delitos motivados por odio y discriminación. Sin embargo, los datos oficiales no corresponden a la realidad porque la mayoría de gente que sufre estas agresiones no las denuncia.// Cadena SER

Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top