21 oct. 2016

Un estudio elaborado por científicos de la Unión Europea de Geólogos, y publicado ayer en la revista alemana The Cryosphere, señala que los glaciares bolivianos se encogieron, en promedio, un 43 % entre 1986 y 2014, y alerta que la tendencia se mantendrá si continúa el aumento de la temperatura global.

EL DEBER accedió al documento científico en el que se señala que la mayor contracción se produjo en tres regiones: Tres Cruces (47,3%), seguido de la Cordillera de Apolobamba (43,1%) y la Cordillera Real (41,9%).

El catedrático de la Universidad Metropolitana de Manchester (Reino Unido) y coordinador del estudio, Simon Cook, alertó que el mayor riesgo del retroceso de los nevados es el desborde de lagunas y ríos. "(El deshielo) deja tras de sí lagunas que pueden desbordarse llevándose por delante pueblos e infraestructuras situados aguas abajo", indicó según la agencia EFE.

Deshielos en BoliviaEl informe señala que este fenómeno también amenaza el abastecimiento de agua para consumo, riego y producción de energía hidroeléctrica ya que, por ejemplo, entre el 15 % y el 30 % del abastecimiento de agua al área de La Paz y El Alto, procede del deshielo estacional. “El retroceso de los glaciares también significa menos agua disponible para los ríos y lagos de suministro, tales como el lago Poopó, que recientemente se secó”, añade el documento.

Imágenes satelitales

Los geólogos que realizaron el estudio lograron medir el área ocupada por los glaciares a través de imágenes captadas por una serie de satélites Landsat, del programa de observación de la Tierra del Servicio Geológico de Estados Unidos y la agencia NASA, que permiten la observación en alta resolución de la superficie terrestre.

De esa manera, concluyeron que la superficie que ocupan los glaciares bolivianos disminuyó desde 530 kilómetros cuadrados, en 1986, hasta 300 kilómetros cuadrados, en 2014.

El equipo que hizo la investigación alerta que el peligro de un eventual desborde de las lagunas, se da especialmente en zonas aisladas. El estudio señala que hay al menos 25 embalses y lagunas que corren este riesgo, pero no especifica de cuáles se trata.

Por otra parte, el documento señala que se sabe poco sobre los fenómenos, llamados "inundaciones catastróficas", así como de las consecuencias del deshielo para el abastecimiento de agua principalmente en zonas rurales.

Desastre en Apolobamba

El investigador del Instituto Boliviano de la Montaña y uno de los autores del estudio, Dirk Hoffmann, documentó en 2009 una inundación de estas características en el área montañosa de Apolobamba, que causó muerte de ganado, destrucción de cultivos y la incomunicación de un pueblo durante meses por la destrucción de una carretera.

"Al ser localidades muy aisladas, alejadas de ciudades, las autoridades a nivel nacional y la población en general no son conscientes de los peligros a los que se enfrentan estas comunidades de montaña a causa del cambio climático y no se están tomando las medidas adecuadas", lamentó Hoffman, citado por la agencia de noticias EFE// El Deber

Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top