27 oct. 2016

La tasa anual de deforestación fue menor en tierras indígenas que fuera de ellas en los últimos doce años, según un monitoreo sobre este fenómeno en tres países de la cuenca amazónica de América del Sur. En Bolivia se eliminó bosque en 2,8 veces menos, en Brasil en 2,5 veces menos y en Colombia en 2 veces menos frente a la deforestación fuera de tierras indígenas.

Se trata del hallazgo plasmado en el documento Beneficios climáticos, costos de tenencia - Razones económicas para asegurar los derechos de las tierras indígenas en el Amazonas, que fue impulsado por World Resources Institute, sobre la base de un análisis de la deforestación en el periodo 2000 a 2012 en la región nombrada.

"El análisis de beneficio-costo muestra que asegurar la tenencia de tierras boscosas indígenas es una inversión de bajo costo y altos beneficios", dice el estudio.

Deforestación en el continenteLos investigadores realizaron la técnica estadística del análisis de correspondencia que considera las áreas protegidas y no protegidas con características de paisaje similares. Así se puede comparar la tasa de deforestación dentro de tierras indígenas boscosas con tenencia asegurada con la tasa de deforestación en tierras boscosas similares.

En la región, y específicamente en Bolivia, las áreas protegidas y las Tierras Comunitarias de Origen (ahora TIOC) se crearon en la década de los 90, muchas de ellas cuentan con titulación y planes de vida que tienen el objetivo de garantizar la reproducción de su sociedad.

El estudio de WRI entra a otras estimaciones económicas: beneficios de servicios del ecosistema, beneficios de acciones colectivas y otros beneficios sociales (creación de empleos, reinversión de empresas madereras). Estos beneficios se cumplen en los casos de propiedad y posesión efectiva y asegurada de la tierra y territorio.

Las estimaciones en dólares americanos van así: "Los beneficios económicos estimados para un periodo de 20 años son los siguientes: De 54.000 a 119.000 millones para Bolivia; de 523.000 a 1.165.000 millones para Brasil y de 123.000 a 277.000 millones para Colombia. Los costos representan, como máximo, el 1 por ciento de los beneficios totales. Desde la perspectiva financiera, invertir en asegurar la tenencia de tierras boscosas indígenas también es una medida relativamente rentable para la mitigación del cambio climático en comparación con otras medidas de captura y almacenamiento de carbono, el costo de asegurar la tenencia es de 5 a 29 veces menor que los costos estimados de las centrales eléctricas alimentadas con carbón y de 7 a 42 veces menos que los costos de las centrales eléctricas alimentadas con gas".

Para elaborar esta relación de costo-beneficio se desarrollaron cuatro pasos. Primero el cálculo del área que se salva anualmente de la deforestación; luego se cuantifican los servicios ecosistémicos del área; en tercer lugar se calcula los valores unitarios de los servicios ecosistémicos seleccionados (dólares/hectárea/año); y por último el valor unitario se multiplica por la cantidad de esos servicios.

El informe tiene la intención de ser un instrumento para que los pueblos indígenas y los gobiernos aseguren la tenencia forestal comunitaria.

Para conocer en detalle el informe (en inglés), clic aquí.// PIEB

Gracias por tu visita, te invitamos a compartir el contenido en la red social de tu preferencia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top