a


Los ingresos del departamento de Tarija bajaron en un 63% en los últimos tres años debido a la caída de precios del petróleo y del gas de exportación. Además, la región   carga una elevada deuda, informó el gobernador Adrián Oliva en entrevista con Página Siete.

"Los ingresos en 2014 superaban los  5.000 millones de bolivianos  y este año apenas superan los 2.000 millones de bolivianos, pero las  obligaciones siguen latentes y esta disminución  afecta a la población”, precisó en una visita realizada a este medio la semana que concluye.

Para 2007, en el Presupuesto General del Estado (PGE)  el Gobierno prevé 5.730 millones de bolivianos de ingresos del IDH y 3.223 millones de bolivianos de regalías. En total se estiman 8.953 millones de bolivianos de fondos provenientes de la explotación y producción de gas y petróleo en el país, un 22,5% menos que el año pasado.

Economía de TarijaLos más preocupante, según Oliva, es que se tienen 5.000 millones de bolivianos de obligaciones para impulsar proyectos concurrentes con el Gobierno central, municipios y otros. 

Añadió que al menos hay un centenar de proyectos comprometidos  que no fueron financiados con los recursos que se recibieron en la época de la bonanza de ingresos por el gas, sino que quedaron como obligaciones  pendientes de pago en un momento de caída de ingresos.

"El departamento está en crisis, cayeron ingresos. Tarija está expresando lo que ocurrió a nivel nacional por la dependencia de gas. Vivimos un boom, se recibieron ingentes recursos, se hicieron  inversiones dispersas, se despilfarró  en obras sin impacto y hoy aumentaron gastos corrientes y  empezamos a sufrir el  efecto de malas decisiones”, lamentó Oliva.

A diferencia de lo que ocurre en otros departamentos como La Paz, donde se impulsaron 700 mil conexiones de gas domiciliario, en Tarija no se ejecutó ninguna.

"Se construyeron dobles vías  en Oruro,  La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, el tren Montero-Santa Cruz, hidroeléctricas y otros  proyectos de envergadura, pero en   Tarija nada. Lo único que hay son  campamentos petroleros, una planta separadora de líquidos que no beneficia al departamento. Sólo  se construyeron plantas y proyectos que benefician a Gobierno central”, explicó la autoridad regional.

De acuerdo con Oliva, el departamento gasífero en los últimos 10 años contribuyó al país con 20.000 millones de dólares, y sólo con un 2% de esos recursos podría superar la difícil situación financiera por la que atraviesa. Por eso dijo que en la región existe una sensación de malestar, y debe salir adelante por su cuenta.

Nuevas dificultades  económicas

  • Impacto Tarija y otras regiones productoras de hidrocarburos también serán afectadas por los menores volúmenes de gas natural exportados a Brasil, que bajó su demanda desde diciembre de 2016.
  • Bajón Gobernaciones, municipios, universidades y otras entidades  dejarán de  percibir alrededor de 240 millones de bolivianos  de  ingresos por  regalías e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), advirtieron las regiones producto.
  • Caída   La demanda de gas natural en Brasil bajó hasta  12,2 MMmcd.// Página Siete

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top