a


San Lorenzo de Moxos : A la sombra de Santos Noco Guaji

Enclavada en la zona central de la provincia Moxos, en el departamento de Beni, la localidad de San Lorenzo de Moxos se yergue altiva entre las pampas del río Tijamuchí. Este pueblo de 1.800 habitantes festeja cada 10 de agosto a su patrono, San Lorenzo mártir, y recuerda al caudillo indígena moxeño trinitario Santos Noco Guaji como su fundador, el 29 de septiembre de 1887.

El historiador Manuel Limpias Saucedo en su libro Los gobernadores de Moxos, relata, sin embargo, que San Lorenzo de Moxos fue uno de los tantos rancheríos aparecidos espontáneamente en el sur del departamento a partir de 1857, junto con San Francisco, San Lázaro, Trinidadcito, Rosario, Santo Corazón y San Mateo, formados exclusivamente por indígenas moxeños trinitarios que soportaban toda clase de abusos luego de la expulsión de los jesuitas de las tierras benianas y por ello, poco a poco, los grupos de descontentos fueron buscando nuevos territorios donde establecerse y lo hicieron cerca de los bosques del río Sécure.

Estos grupos humanos buscaban lugares altos para no ser presa de las inundaciones, pero que a la vez tuvieran lagunas y ríos cercanos para abastecerse de pescado; por ello San Lorenzo está asentado en una altura rodeada de yomomos y a escasos 800 metros de una laguna que mediante un brazo se comunica con el río Tijamuchí.

Poblaciones benianasPese a que fue fundado un siglo después de la expulsión de los jesuitas, San Lorenzo tiene muchas tradiciones que les legaron estos religiosos, pues los moxeños trinitarios las llevaron consigo hasta esos parajes y las reprodujeron.

Es por ello que su fiesta dura tres días. La primera jornada tiene como celebración especial la procesión del santo patrono por las calles que rodean la plaza, seguida de varios grupos de danzarines.

Por la tarde el pueblo llena el corral construido especialmente para que los peones más valientes jocheen y domen los bravíos toros que prestan los hacendados de la región.

Tampoco falta el palo ensebao, otra tradición dejada por los jesuitas en las antiguas misiones, donde un esbelto árbol es engrasado y cuya punta está coronada de prendas y utensilios que son el premio al esfuerzo de los mozos que desafían el riesgo de escalar más de 15 metros de altura.

Poblaciones benianasEntre los grupos folclóricos son infaltables los macheteros, que bailan el ritmo trinitario, aunque también esta fiesta recibe la visita de danzarines similares de San Ignacio de Moxos que aumentan el colorido de la danza por la diferencia del plumaje y la variedad de ritmos que ejecutan.

La organización de los indígenas es otro legado jesuita. El cabildo es el centro neurálgico de la estructura social del pueblo, donde en días de fiesta se baila en honor al santo patrono.

Otra influencia jesuítica es la estructura del templo, construido con paredes de adobe y madera de cuchi, el cual en dimensiones es más grande que la iglesia de cualquier otro pueblo fundado por los discípulos de Ignacio de Loyola en las llanuras benianas.

Caudillo indígena

La historia local relaciona a Santos Noco Guaji como su fundador, pero no se sabe exactamente cómo llegó a la región, aunque todos coinciden que nació en Trinidad. Unos dicen que era soldado de las fuerzas que comandaba Nemesio Saavedra, un militar enviado por el prefecto de Beni, Daniel Suárez, para castigar a los indios trinitarios que huían hacia el río Sécure.

Otros relatan que era lugarteniente de Andrés Guayocho, un brujo o ‘choquigua’ perteneciente a la tribu de los machotos de la provincia Iténez, que en 1886 apareció en la localidad diciendo ser un iluminado enviado por dios para redimir a su raza, pero en realidad lo que tenía era el don de la ventriloquia, lo cual lo hizo más astuto y diligente en su cometido.

Poblaciones benianasGuayocho decía ser un iluminado enviado para salvar a los indígenas que sufrían constantes abusos y eran enganchados hacia los siringales del norte del departamento.

Este movimiento no fue del agrado de los blancos de Trinidad que mandaron un ejército de 300 hombres armados y 50 flecheros de la etnia canichana para combatirlo y así lograron doblegarlo luego de varias escaramuzas en los montes del Sécure.

El único de sus lugartenientes que se salvó fue Santos Noco Guaji, quien se retiró y gobernó por muchos años el pueblo de San Lorenzo de Moxos hasta su muerte ocurrida el 11 de marzo de 1927 y cuyos restos descansan en el panteón del pueblo.

La hermana Olivia Toledo, de la congregación Hijas de la Caridad de San Vicente de Paula, indicó que con el paso del tiempo Noco comenzó a hacer las veces de un sacerdote, pues casaba, bautizaba, celebraba misa y santificaba las fiestas patronales de los pueblos vecinos.

Uno de sus nietos, Encarnación Maza, de 84 años, solo recuerda lo que le contaba su madre, que Santos Noco era de estatura baja pero ‘de buena cabeza’ (inteligente). Otro vecino, Celso Jou Noza, de 73 años, relató que San Lorenzo fue incendiado y luego de varios enfrentamientos con los carayanas ‘guasqueadores’, que los querían esclavizar para enviarlos a la explotación de la goma elástica, la población fue refundada un kilómetro más allá, en el sitio que hoy ocupa.

“Mi padre era moxeño javeriano, llegó a San Lorenzo donde se quedó a vivir y sus descendientes hablamos moxeño trinitario; pero a la vez nos relataba que Noco dejó sus enseñanzas en la música, tanto para la ejecución del violín como del bajón”, recordó Jou.

Se dice que Noco también ayudó a un religioso franciscano del convento de Tarata llamado Padre Félix, que llegó a la población a fines del siglo XIX, para establecer las parcialidades, según su ocupación, con las que organizó el cabildo. Estos grupos fueron los carpinteros, los meleadores, los lecheros, los sacristanes, las tejedoras, las veleras (que hacen velas) y las barrenderas que quedaron como una tradición que hoy se interpreta como una danza folclórica en la época navideña.

Características de esta localidad moxeña

- El mito de la loma santa produjo varias migraciones al sur de Beni, en la zona del río Sécure, donde fueron fundadas varias localidades.

- La lengua moxeña trinitaria es la que se habla en la zona sur de la provincia Moxos, donde está situado San Lorenzo.

- La localidad queda a 48 km de la polémica carretera San Ignacio de Moxos-Villa Tunari.

- Los habitantes de la zona se dedican a la ganadería y a la agricultura, pero necesitan vías de acceso para sacar su producción.

- El pueblo cuenta con una red de agua por cañerías que reparte el líquido elemento extraído de un pozo de 20 metros de profundidad.

- El servicio de energía eléctrica es de 18:00 a 22:00.

- Posee una cabina delegada de Entel con dos líneas y otras dos líneas de telefonía celular.

- En salud cuenta con un hospital del primer nivel, con dos médicos generales, un bioquímico, un odontólogo y dos auxiliares de enfermería.

- San Lorenzo fue erigido cantón al crearse la provincia Marbán, el 3 de diciembre de 1937, la misma que cuatro años más tarde pasó a denominarse Moxos.// El Deber

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top