Atrás quedaron aquellos tiempos en que el 80% del movimiento de Ecobol se generaba por la recepción y el envío de cartas físicas. Hoy, las compras por internet representan el 40% de sus ingresos, lo que permite la sostenibilidad de la empresa de correos.

“El 80% del volumen procesado por Ecobol eran cartas de familias y el resto (20%) era paquetería, es decir envíos de encomiendas postales internacionales. Hoy, el 40% del tráfico que tiene la empresa es por (compras vía) internet. En este momento la paquetería nos está dando sostenibilidad a Correos”, explicó ayer a La Razón Javier Yampasi, gerente Administrativo Financiero interino de la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol).

Ecobol nació el 8 de octubre de 1990 como empresa pública descentralizada. En ese entonces dependía del desaparecido Ministerio de Transporte, Comunicaciones y Aeronáutica Civil. Hoy está bajo tuición del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.

Compras por internet en BoliviaAdemás de este 40% de movimiento que se genera por las compras electrónicas, otro 40% se origina por el envío de cartas de empresas grandes a sus usuarios o clientes —como las administradoras de fondos de pensiones (AFP), operadoras de telefonía y banca privada— para informales sobre sus aportes de jubilación y estados de cuenta, entre otros.

El restante 20% del tráfico interno en Ecobol se da por cartas escritas y paquetes personales que se envían, además de postales.“Actualmente el comercio electrónico viene a ser la plataforma que ha reorientado el servicio postal en el ámbito mundial. Esto hace que el correo (Ecobol) se constituya en un brazo logístico de este comercio. Uno puede hacer compras de madrugada de China y la empresa de correo de ese país lo envía hasta llegar al nuestro. Todo esto a través de una red mundial y de la cual Bolivia forma parte”, sotuvo el gerente de la compañía.

Según el artículo 20 de la Constitución Política del Estado, el servicio postal se constituye en un derecho de todo ciudadano. “Toda persona tiene derecho al acceso universal y equitativo a los servicios básicos de agua potable (...), postal y telecomunicaciones”.

Actualmente Ecobol presenta problemas, y es algo que arrastra por varios años. El 6 de febrero de 2014, el entonces ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, refirió que la situación de la empresa era “crítica”, porque no era capaz de generar sus propios ingresos para el pago de sus gastos operativos. Esto ha llevado además a que registre deudas con las AFP, Impuestos Nacionales y otros. Entre sus últimos conflictos, hace una semana los empleados protestaron por el retraso en el pago de sus salarios.

Ante estas dificultades, el 17 de julio de 2015, la empresa fue intervenida con el objetivo de hacer una evaluación de su situación y presentar alternativas y propuestas para resolver su crisis.

Respecto al comercio vía online, el gerente de Ecobol indicó que recepcionan paquetes de todos los países, así como una diversidad de productos como llaveros, artesanía, hamacas y otros; e incluso se envían a compatriotas bolivianos que residen en otros países trajes, máscaras, hasta matracas.

En cuanto a los alimentos, Ecobol solo admite aquellos que cuentan con registro sanitario; y entre los artículos prohibidos están los que contienen líquidos, drogas, medicamentos (alucinógenos), piezas arqueológicas y otros.

“La empresa asegura la sostenibilidad de los servicios del correo internacional hacia Bolivia, y viceversa. La facturación que se realiza y los ingresos con los que se cuenta es por giros, por correo normal, de la paquetería a través de encomienda. También hay ingresos de la diferencia del tráfico entrante respecto al saliente”. Paquetes tienen un código de seguridadTodos los paquetes que son enviados al interior o exterior del país por la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol) tienen un código de seguridad de rastreo. El objetivo es brindar mayor seguridad al usuario.

“Cualquiera de los envíos que se originen en el correo electrónico hoy (sobres, cartas, paquetes) tienen un código de registro que se visualiza en el ámbito mundial, el cual permite hacer un rastreo de dónde se ubica”, informó ayer el gerente Administrativo Financiero interino de Ecobol, Javier Yampasi.

Una persona puede verificar a través de su celular el código (tiene 13 dígitos) y constatar “si es que una empresa de correo de otro país lo tiene, cuándo llega a Bolivia, cuándo está en La Paz y cuándo se entrega al destinatario”. De este modo, explicó, “las personas no necesitan llamar continuamente”.

En caso de que Ecobol haga la entrega a domicilio, cobra por un paquete de 500 gramos (medio kilo) Bs 2. Los envíos son de hasta dos kilos. La gente también puede recogerlo directamente de la empresa o alquilar un casillero postal cuyo costo es de Bs 160 al año.

Para los envíos al interior del país, la empresa cobra desde un gramo. El costo por el envío de un paquete de 20 gramos es de Bs 23 y se añaden otros Bs 6 si es con código de seguridad.// La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top