a


Las enfermedades respiratorias, los procesos gripales y catarrales son las patologías más frecuentes que tratan los pediatras en las consultas cuando llega el invierno. Para abordar este tema, es necesario saber por qué enferman más los niños en esta temporada, conocer las enfermedades más comunes, cómo prevenirlas y los errores típicos que cometen los padres. 

¿POR QUÉ LOS NIÑOS ENFERMAN MÁS EN INVIERNO?

“No es el frío por sí mismo el que nos enferma, pero sí propicia a que los virus se reproduzcan más rápidamente”, explica a M de Mujer el pediatra Moisés Ismael. 

El especialista ejemplifica también una de las situaciones más comunes: “como hace frío, tendemos a mantener a nuestros niños mayor tiempo dentro de casa, usualmente en ambientes cerrados.  Al estar conviviendo varias personas en una habitación cerrada, es mucho más probable que pasen los virus de una persona a otra a través de gotas de saliva al hablar, estornudar o al toser”.

Ismael expone que en invierno, nuestro sistema de defensas es menos efectivo: los cilios, que son las pequeñas vellosidades que tenemos en la nariz, tienden a moverse menos y son menos efectivos en filtrar el aire que respiramos.   “Los niños pequeños son particularmente susceptibles a enfermarse en invierno porque su sistema inmune es inmaduro, con menor capacidad para defenderse. Además sus vías aéreas son muy pequeñas, tienen más glándulas secretoras por centímetro cuadrado y esto hace que generen mayor cantidad de secreciones, lo cual los hace más susceptibles a desarrollar problemas obstructivos o neumonías”, indica.

LAS ENFERMEDADES MÁS FRECUENTES Y CÓMO PREVENIRLAS

Ismael señala que las enfermedades más comunes son principalmente las de vías respiratorias como la gripe, faringitis, amigdalitis, bronquitis, neumonía, otitis y bronquiolitis.

Para prevenirlas, el especialista recomienda:

• Lavado frecuente de manos, sobre todo si limpiamos la nariz de nuestros pequeños, antes de tocar diferentes objetos, después de estar en contacto con mucha gente en la calle o en el trabajo (evitar la propagación del virus a través de las manos).

• Ventilar la habitación periódicamente abriendo ventanas, permitiendo que circule el aire (aunque haga frío).

• Utilizar productos de limpieza para evitar que los diferentes objetos en la habitación permanezcan contaminados por los agentes infecciosos.

Desde el portal EFE Salud recomiendan otros cuidados como: 

• Evitar los cambios bruscos de temperatura y mantener la casa templada: no utilizar la calefacción a tope, sino permitir al organismo que utilice sus propios mecanismos reguladores de adaptación al frío.

• Mantener la casa con un adecuado nivel de humedad, el ambiente seco agrava las enfermedades respiratorias.

• Abrigar lo justo: evitar tanto el exceso de abrigo en ambientes calefaccionados como la falta de abrigo en la intemperie. Cubrir boca y nariz al salir a la calle o a espacios libres.

• Dentro de lo posible, mantener al niño alejado de personas enfermas.

• Evitar que comparta utensilios con otros niños como vasos, platos, cubiertos, toallas y por supuesto chupetes.

• Incluir en la dieta infantil frutas y verduras, especialmente alimentos ricos en vitamina A y C.

• Otra medida preventiva es la vacuna contra la gripe. Se recomienda solo a los pequeños que padecen ciertas enfermedades crónicas, a partir del sexto mes de vida. /

LOS ERRORES MÁS COMUNES DE CUIDADO EN TEMPORADAS FRÍAS

Muchas veces los padres caen en el error pensando que más bien están realizando un acierto. El pediatra Moisés Ismael señala y explica cuáles son los más comunes:

Uno de los principales errores es mantener a nuestros pequeños en habitaciones cerradas, usualmente conviviendo con varias personas (algo que se denomina hacinamiento).  Al no ventilar las habitaciones, se facilita la propagación de los virus, además de la aparición de otros organismos como hongos y bacterias.

Evitar el contacto con el agua, no lavando o bañando a nuestros pequeños: muy común el dicho “nadie se muere de frío” lo cual hace que vayan propagando el virus por toda la habitación, propiciando el contagio al tocar otras personas los objetos contaminados (libros, ropa, juguetes, manijas de las puertas, teléfonos, etc.  El contagio no solo es a través del aire, sino también por objetos contaminados.

La automedicación. No ir a la farmacia y pedir al dependiente que nos venda un medicamento para el resfrío.   Sobre todo no dar antibióticos sin haber visitado al pediatra de su confianza.  Recomienda no seguir consejos de la amiga, del vecino, de la prima sobre qué le hace bien a su niño. 

Enviar al niño enfermo a la escuela, solo están contribuyendo a propagar el agente infeccioso entre los compañeros de clase.

MOISÉS ISMAEL

“Los niños pequeños son particularmente susceptibles a enfermarse en invierno, porque su sistema inmune es inmaduro, con menor capacidad para defenderse”.

“El contagio no solo es a través del aire, sino también por objetos contaminados”.// Los Tiempos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top