a


El número de ciudadanos chinos con visa de residencia –transitoria, temporal o definitiva– en Bolivia se incrementó casi nueve veces en cuatro años: de 805 en 2014 a 7.160 hasta la segunda semana de marzo de 2018. En el mismo periodo, sólo 15 personas   obtuvieron la nacionalidad boliviana después de  renunciar a su nacionalidad china y dos de ellas están detenidas acusadas de tráfico de fauna silvestre.

El ingreso de súbditos chinos al país también tuvo un crecimiento exponencial: de 4.900 personas en 2014 a 16.896  en 2017. Sólo en las primeras 10 semanas de este 2018 se registraron 5.982 ingresos de ciudadanos de República Popular de China al país, según los datos de la Dirección General de Migración solicitados por Página Siete.

   Las estadísticas  revelan que las salidas  son menos que las entradas: 51.619 ingresos frente 42.599 salidas hasta la fecha. En consecuencia, al menos   9.020 ciudadanos chinos –que llegaron legalmente– permanecen en el país.

 Chinos en BoliviaSegún la senadora por Unidad Demócrata (UD)  Jeanine Áñez  son más de 20.000. En julio pasado su bancada solicitó un informe a cuatro ministerios sobre  la situación migratoria de los ciudadanos chinos,  la cantidad de ellos que fueron contratados por empresas chinas y las denuncias de  vulneración de derechos laborales a trabajadores bolivianos. “Aún no me responden”, dice.
Turistas chinos

“No hay una estadística exacta pero estimamos que hay  5.000 ciudadanos chinos en Bolivia; la mayor parte se concentra en el departamento de Santa Cruz”, asegura el embajador de la a República Popular de China, Liang Yu. Añade que son cada vez más los compatriotas suyos que llegan  como turistas. Según los registros de Migración el 70% ingresa arriba con visa de turismo.

“A  fines del año pasado empezó   la política de solicitud de visado en los aeropuertos  para los chinos. Entonces hemos visto un incremento notable de  turistas chinos que vienen especialmente para visitar el salar de Uyuni, que los jóvenes de mi país   lo conocen con un nombre muy bello:  espejo del cielo”, asegura el Embajador .

Avisora que en  el futuro se va a incrementar el turismo de China al país. “Y ello va a fomentar el desarrollo económico-turístico de Bolivia en el marco de las relaciones bilaterales de nuestros países que pasan por su mejor etapa histórica”, sostiene.

   En efecto, el año pasado el comercio  entre ambos países alcanzó un monto total de 2.430 millones de dólares.   China vendió a Bolivia bienes por 2.030 millones de dólares  y Bolivia exportó a China productos por 400 millones, explicó hace unas semanas el embajador Liang Yu en una exposición en la Universidad Católica. Anunció entonces que se prevé un viaje del Presidente boliviano boliviano en junio  a China para tratar asuntos políticos y comerciales.

En busca de trabajo

“Es difícil saber cuántos  chinos viven ahora en Bolivia. En Santa Cruz estamos la mayoría pero creo que se inflan los números porque muchos  vienen sólo  por dos o tres meses, para trabajar, y se van”, comenta  Eloy Yinwang, médico chino y gerente de  la empresa  Mi Traductor.

Según  datos de la Embajada del país oriental,  60 empresas chinas operan Bolivia  principalmente en seis rubros: minería, energía eléctrica, infraestructura de transporte, comunicaciones electrónicas e hidrocarburos, además de importaciones y exportaciones. Desde 2015, éstas  habrían generado más de 4.000 nuevos empleos.

La Cámara de Comercio de China en Bolivia,  con sede en Santa Cruz, cuenta con 40  afiliadas, la mayoría son empresas de gastronomía y de exportaciones e importaciones, dice el presidente de la asociación,  Huang Ji Qing. “Hay  trabajo en Bolivia, por eso llegan cada vez   más chinos”,  dice.

Según Migración, las visas  de permanencia definitiva  entregadas los últimos cuatro años a ciudadanos chinos se incrementaron de 41  a 427. En lo que va del 2018 ya se otorgaron 40.

Sólo 15 nacionalizados

Hace 25 Wen Chen llegó a Bolivia desde China. “Mi padre me dijo ‘anda a buscar oportunidades’ . Yo tenía un amigo en Santa Cruz. Vine y ya no me fui más”, cuenta el comerciante que se casó con una boliviana e hizo su familia en las tierras cálidas del oriente boliviano. Wen Chen, sin embargo, no se ha nacionalizado. “Quisiera naturalizarme boliviano pero sin perder mi nacionalidad china”, explica.

De acuerdo con los registros de Migración. actualmente hay  698 ciudadanos chinos que tienen visa de permanencia definitiva en Bolivia. Muchos radican en el país hace varios  años, pero sólo 15 se han nacionalizado, probablemente por la misma razón que no lo ha hecho Wen Chen.   

  “Si un ciudadano chino solicita la nacionalidad de Bolivia, tiene que dejar la nacionalidad china porque no reconocemos doble nacionalidad”, confirma el embajador  Yu.

Denuncias y detenciones

Dos de esos 15 nacionalizados de origen chino fueron aprehendidos el pasado 23 de febrero, acusados de tráfico de colmillos jaguares protegidos. “Esos detenidos perdieron la nacionalidad china al adoptar la boliviana, lo que también significa que deben ser juzgados bajo las leyes bolivianas”, manifestó entonces el Consulado de China  mediante un comunicado.

Después de este hecho, la legación china  “realizó acciones de educación con sus súbditos” y llamó  a los ciudadanos chinos que viven en Bolivia “a respetar y observar estrictamente las leyes y reglamentos tanto chinos como bolivianos en contra del tráfico ilegal de animales salvajes”, añadió el comunicado.

“Desde las asociaciones de ciudadanos chinos que hay en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, recomendamos a los paisanos que recién llegan que asuman y respeten las costumbres bolivianas porque están en este país. Los detenidos eran de origen chino pero nacionalizados bolivianos. Nosotros repudiamos todo acto que vaya contra la ley”, dice Wen Chen, vicepresidente de la Cámara de Comercio de China.

En el último quinquenio al menos una treintena de ciudadanos chinos fueron detenidos en actividades mineras ilegales y otros ilícitos. Según una investigación del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), se registraron  15 denuncias  por violación de derechos de  trabajadores bolivianos y extranjeros de parte de  empresas chinas en obras que ejecutan en diferentes puntos del país.

En el documento se cita,  entre las que incurrieron en esas prácticas,  a las empresas Sinohydro, CAMC Engineering Bolivia Branch y Harzone Industry Corporation. Concluye en que la fijación de multas laborales a las empresas chinas, como principal medida punitiva dispuesta por el ministerio de Trabajo, “no repercute en la aplicación de la legislación laboral”.

Para el embajador Liang Yu estas denuncias se tratan “de casos aislados”. Pide que no se discrimine o estigmatice por esas denuncias a las empresas chinas.
“Nos llama la atención; no sólo la entrada masiva de ciudadanos chinos sino las relaciones que tienen algunas empresas de ese país con el Gobierno”, asegura la asambleísta de UD Jeanine Áñez. Recalca que no descansará hasta obtener respuesta a los pedidos de informe que realizó a los ministerios de Relaciones Exteriores, Cultura y Turismo, Obras Públicas y Trabajo.

   “He recibido más denuncias, de profesionales bolivianos que son contratados por empresas chinas con un salario acordado y llegado el primer mes les pagan la mitad o menos. Entonces se van y los empresarios vuelven a hacer lo mismo con otros”, recalca.

“No es fácil para un ciudadano chino adaptase a un nuevo país, nuevo idioma pero lo hacemos con cariño por este pueblo que nos recibe. Queremos compartir nuestra cultura, unirnos con Bolivia”, finaliza Wen Chen.// Página Siete

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top